Por la conservación de los corales: investigadores de universidades, organizaciones y Parques Nacionales.

Desove coralino Corales del Rosario y San Bernardo 2

Desove coralino Corales del Rosario y San Bernardo 1

Equipo de inmersiones desove coralino 2018

Desove corales -Foto Ceiner (1)

Desove corales -Foto Ceiner (3)

Desove corales -Foto Ceiner (4)

El desove coralino es un suceso mágico de sincronización natural en el que además se reproducen otros animales como las esponjas, estrellas de mar y peces. Sucede una vez al año, y este, tuvo lugar los días 28, 29 y 30 de septiembre y el 1 de octubre, en los cuales un grupo de investigadores realizó buceo nocturno para recolectar gametos de especies formadoras de arrecifes, en colonias de Orbicella faveolata. El objetivo de esta colecta es mejorar la técnica de fertilización de huevos para perfeccionar los resultados de embriogénesis y cría de larvas de coral.

A este acontecimiento natural acudieron los equipos del Parque Corales del Rosario y de San Bernardo y del Parque Corales de Profundidad; las universidades Jorge Tadeo Lozano y la de Magdalena; Scuba Cartagena, el Centro de Investigación, Educación y Recreación (Ceiner), Ecomares, ONG e investigadores independientes. Posterior a esta recolección se desarrollarán actividades en laboratorio de fertilización, cría de embriones, larvas y asentamiento en sustratos conformados por algas coralinas costrosas. Adicionalmente se realizarán otras salidas de campo para recolectar información sobre las horas de desove de otras especies dentro del área protegida.

Los corales son animales marinos con reproducción sexual, principalmente, basada en la liberación de huevos y esperma al mar para ser fecundados. Posterior a la fertilización de los huevos, se forman embriones de coral y luego las larvas, las cuales son arrastradas por las corrientes hasta encontrar un sustrato óptimo para su asentamiento y de esta forma conformar nuevas colonias.

Los investigadores han estimado a lo largo del tiempo que de los millones de huevos que producen estos corales, menos del 2% logra el asentamiento exitoso, y una porción menor sobrevivirá para ser un adulto, alcanzar la etapa reproductiva e iniciar de nuevo el ciclo de vida. Por esto es tan especial la época de ‘desove coralino’.

Los arrecifes son ecosistemas formados predominantemente por corales escleractinios coloniales, cuyas estructuras esqueléticas de carbonato de calcio proveen la estructura tridimensional de los arrecifes. La importancia ecológica de los corales se basa en que proveen una enorme variedad y cantidad de hábitats estables para el asentamiento y proliferación de la vida marina por lo que son altamente productivos. Son excelentes barreras contra la erosión marina e incluso tienen un gran valor estético lo que les da una importancia recreacional y turística invaluable.

Los arrecifes coralinos considerados como ecosistema esencial, son muy vulnerables por tratarse de comunidades específicas que demandan aguas transparentes, luz, sustratos estables, salinidades altas y temperaturas entre los 25 y 30 grados centígrados. La luz juega un papel importante en la vida de los organismos coralinos. Al ser recibida por las algas simbióticas (zooxantelas), estas actúan como baterías solares que transfieren gran parte de la energía captada al coral. Esto le permite a la comunidad sobrevivir en aguas relativamente pobres en nutrientes. Por lo mismo los arrecifes se ven tan afectados cuando se enturbian las aguas con contaminantes provenientes de la escorrentía continental (ríos y canales).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.