Esta semana celebramos el tercer Festival de la Tortuga Charapa 2018 en La Pedrera, Amazonas

Festival Tortuga Charapa 2018

DSC00798 tortuga charapa

Fotografia: Jeimy Cuadrado

DSC00542 tortuga charapa

Fotografia: Jeimy Cuadrado

DSC00695 Tortuga Charapa

Fotografia: Jeimy Cuadrado

DSC00759 Tortuga Charapa

Fotografia: Jeimy Cuadrado

Durante los días 6 y 7 de diciembre, comunidades indígenas y campesinas se reunirán en La Pedrera, Amazonas, para celebrar el Festival que promueve la conservación de la Tortuga Charapa, Podocnemis expansa. El evento reunirá a las organizaciones indígenas PANI, AIPEA, ACIMA, ACIYA, que representan a más de 10 etnias del río Caquetá, Mirití y Apaporis, y a comunidades campesinas y población civil de Villa Betancout – Brasil, con las que los Parques Nacionales Naturales Cahuinarí, Río Puré y Yaigojé Apaporis, desarrollan procesos de conservación en esta región de la Amazonía. El Festival es posible gracias a la unión entre la asociación PANI, Resguardo Nunuya Villa Azul, Curare los Ingleses, Parques Nacionales Naturales de Colombia, la Sociedad Zoológica de Frankfurt, Fundación Gordon and Betty Moore, Amazon Conservation Team, Conservación Internacional y el corregimiento de la Pedrera, entre otros.

La programación del festival, que llega a su tercera edición, incluye comparsas, juegos tradicionales, exposición fotográfica, proyección de cine “Caguana”, y muestra gastronómica y artesanal, entre otras actividades de educación ambiental que promueven la protección de este carismático reptil.

La charapa, un animal muy especial de la fauna colombiana

En Colombia la charapa habita los departamentos de Amazonas, Arauca, Caquetá, Casanare, Guainía, Meta, Putumayo, Vaupés y Vichada y se encuentra altamente presionada por la pérdida de hábitat, la cacería para consumo y la comercialización de su carne y huevos. La minería ilegal afecta las playas donde anidan, lo mismo que factores naturales asociados al cambio climático, debido a sequías y crecientes muy fuertes en las que desaparecen o surgen nuevas playas cambiando la dinámica de las posturas de los huevos.

Por este motivo Parques Nacionales y la asociación PANI, vienen trabajando hace más de 25 años por la conservación de la especie. Durante los últimos 4 años gracias a la financiación de la Sociedad Zoológica de Frankfurt, vincularon a las familias indígenas al monitoreo de charapa. Del 2016 al 2018 se unieron al programa 600 indígenas (hombres, mujeres y niños) con el fin de conocer información detallada de la especie, número de posturas de huevos, distancias que recorren y factores que afectan su existencia.

Para Artemio Cano, jefe del Parque Cahuinarí, “La importancia de este proceso radica en que no sólo estamos inculcando en las familias la conservación de la tortuga, ya que en su dieta tradicionalmente se consume, y hemos visto como ha disminuido esta práctica año tras año. A la vez estamos permitiendo que con recursos financieros se apoyen la implementación de los Planes de Vida de las organizaciones y se cuenten con alternativas que fomenten el buen vivir en estas zonas descentralizadas donde la presencia del Estado es muy baja por el difícil acceso, entre otros factores”.

La tortuga charapa desempeña un importante papel en los ecosistemas donde vive pues ayuda a regenerar los bosques amazónicos ya que recorre grandes distancias de un lado al otro del río y en sus heces transporta semillas que luego se convierten en vegetación, y de igual manera, porque es el alimento de una gran variedad de animales en la selva. Las charapas hembras se reproducen hasta los 7 años de vida, poniendo al año140 huevos de los cuales tan solo uno llegará a ser adulto, por tanto las presiones actuales sobre la especie obligan a actuar firmemente para lograr su conservación.

Desde la cosmovisión indígena de los pueblos que conforman el PANI (dios de centro y sus nietos), la tortuga charapa, KÚÚMUJI, en lengua miraña, está relacionada con el mito de origen de este pueblo, “uno de los dioses ser ancestral le dio carne y sangre a la charapa, materializándola y entregándola a todos los nietos para que se alimentaran de ella”. El mito se expresa a través de ritos asociados como el baile de charapa, el cual culturalmente regula el uso de la especie.

El trabajo en el Cahuinarí

Navegando el río Caquetá por el departamento del Amazonas, se encuentra el Parque Nacional Natural Cahuinarí, declarado por el Estado colombiano en 1987 como área de protección de interés nacional dado que en este territorio se conservan valores representativos de la nación; naturales como la tortuga charapa y culturales de los pueblos bora y miraña, entre otros. Al interior del Parque se encuentran traslapadas las comunidades indígenas de la asociación PANI, con una población aproximada de 410 personas, quienes junto a Parques Nacionales y organizaciones aliadas desarrollan programas de conservación para prevenir la extinción de la tortuga charapa.

María Dolores Miraña, del pueblo miraña, dice: “Antiguamente había mucha charapa pero ahora no se ven tanto porque personas de afuera de las comunidades vienen y nos saquean, nosotros con este proceso empezamos a cuidar las playas. En el día viene una familia y en la noche otra para evitar el saqueo principalmente de los huevos, porque esto es lo que realmente está afectando a la charapa y al mismo tiempo a nuestra cultura”.

A través de redes sociales y la página web de Parques Nacionales, les compartiremos las actividades que se realizarán en la Pedrera en el marco del Festival de la Charapa. Queremos que sea conocido en muchos lugares para que sirva de ejemplo e inspiración a comunidades en el mundo que intentan a través de procesos de educación ambiental y eventos culturales, comprometer a las personas en la conservación de su territorio y de las especies con las que lo comparten.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *