Campesinos de Tierralta, en Córdoba, firmaron acuerdos de restauración ecológica para la conservación

1 DSC_0119 Antonio Martínez Jefe PNNP

0 DSC_0447 Firmantes acuerdos

1 DSC_0183 Rosa Ramos - Rep firmantes

1 DSC_0164 Carolina Jarro

0 DSC_0288 Firmantes acuerdo

En un evento lleno de alegría, cordialidad y remembranza de momentos históricos, se cumplió la firma del Acuerdo de Restauración Ecológica Participativa y Sistemas Sostenibles para la Conservación, entre 30 familias de campesinos de las veredas de El Diamante y Tolová del municipio de Tierralta – Córdoba y Parques Nacionales Naturales de Colombia – Parque Paramillo.

Los campesinos se comprometieron a proteger los bosques y a frenar la expansión de la frontera agrícola. A cambio, Parques Nacionales Naturales les ayudará a implementar sistemas de saneamiento hídrico, entre otros objetivos. Los compromisos hacen parte del programa Desarrollo Local Sostenible, que financia la Unión Europea, y que busca lograr acuerdos por Uso, Ocupación y Tenencia en las áreas nacionales protegidas.

Después de sufrir las consecuencias del conflicto armado, lo que les implicó dos desplazamientos y, a su vez, dos retornos a una tierra por la que han luchado durante años por su preservación, este grupo de labriegos firma un acuerdo que les permitirá mejorar poco a poco su calidad de vida e involucrarse con la conservación de un sector del Parque y principalmente de sus zonas de bosque, algunas de las cuales serán aisladas para garantizar su cuidado.

El programa Desarrollo Local Sostenible les ayudará con materiales y asesoría para que puedan resolver una de sus principales dificultades: la falta de saneamiento básico. En la mayoría de las viviendas de los firmantes del acuerdo se construirá un baño o se mejorará el que ya exista. Así, no solo tendrán un alivio notable en su salud, también evitarán la contaminación de ríos y quebradas y la reducción de enfermedades ocasionadas por beber agua no potable. Igualmente, se trabajará todo el sistema de conducción hídrica para evitar que el ganado tenga acceso al líquido y este sea contaminado.

Freno a la deforestación

Hay que tener en cuenta que las veredas Tolová y El Diamante tienen territorios dentro del parque y otros por fuera de este. Por eso, los trabajos de conservación, en su mayoría, se harán dentro de la zona protegida. Por su parte, las obras destinadas a mejorar las actividades agrícolas y pecuarias se apoyarán en las zonas aledañas al Parque Nacional. En este sentido, los campesinos recibirán asesoría para manejar adecuadamente sus especies menores, el ganado y sus cultivos de yuca, arroz y maíz, no solo para que sean más productivos, sino para evitar que con ellos se amplíe la frontera agrícola.

“Muchas de las personas que han firmado los acuerdos han tenido que deforestar durante muchos años para sobrevivir. Pero ahora van a conservar las áreas en las que tengan bosques, van a reforestar otras y a restaurar lugares afectados por la ganadería o la misma agricultura que han practicado”, explicó Mercedes Guzmán, profesional del programa Desarrollo Local Sostenible en el Parque Nacional Paramillo.

Teniendo en cuenta que esta zona es un bosque húmedo tropical, se va a aprovechar la autorecuperación del ecosistema. Además de aislar el bosque, se trabajará en la dispersión de semillas y en el enriquecimiento de especies forestales de bosque avanzado, tratando de apoyar el crecimiento de árboles nativos que han sido extraídos de la selva por su enorme valor comercial y entre los que están caobas, nazarenos, almendros y abarcos.

Este proceso exitoso que dio lugar a los acuerdos comenzó en mayo, y como se trata de un compromiso en doble vía, en el que la comunidad se involucra con Parques Nacionales Naturales en la conservación, y la comunidad, a cambio, recibe apoyo para que tenga un mejor bienestar, algunos de los campesinos serán asesorados en el aprovechamiento de cultivos de cacao o en la construcción y mejora de tanques piscícolas. También, en actividades que les permitan conseguir proteína para su alimentación y productos que puedan comercializar en Tierralta, la zona urbana más cercana a sus tierras.

Testimonios del evento de firma hoy en Tierralta 

Luz Elvira Angarita, directora Territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia, destacó la articulación entre el equipo del Parque Paramillo y los campesinos, quienes tienen la voluntad de mejorar las condiciones del territorio. “Ustedes cuentan con recursos naturales, tierras productivas, oferta hídrica y otras riquezas, que debemos conservar. Tanto Parques como los campesinos de El Diamante y Tolová tenemos una misma visión y un trabajo conjunto por la conservación; un tema de nuestro corazón y nuestras entrañas”, anotó la funcionaria.

Carolina Jarro, subdirectora de Gestión y Manejo de Áreas Protegidas, manifestó que este acuerdo es producto de un trabajo en conjunto entre la institución y los campesinos, que mejorará las condiciones de vida de las comunidades y se convertirá en un modelo de equilibrio entre la conservación y el buen vivir de las poblaciones; al tiempo que se hará un buen uso de los recursos naturales y se reducirán las presiones al interior del Parque Paramillo y sus zonas aledañas.

Antonio Martínez, jefe del Parque Paramillo, afirmó que esto es un acuerdo para la paz y la vida y también para la protección de los ecosistemas de la región. “Este proceso es construcción de la paz, es una apuesta a la vida y un compromiso entre Parques y las comunidades”, dijo.

La comunidad también expresó su satisfacción con la firma del Acuerdo de Restauración Ecológica Participativa y Sistemas Sostenibles para la Conservación. Rosa Ramos de Rubio, representante de los firmantes del acuerdo, dijo: “represento la mujer campesina, sobreviviente de la guerra y desplazada de la violencia. Gracias a Dios hoy estamos en nuestra tierra y Parques nos está apoyando a conservar este territorio a través de proyectos de recuperación del bosque”.

Óscar Ortega Fabra, habitante de la vereda El Diamante, agradeció al personal del Parque Nacional Natural Paramillo la firma del acuerdo y manifestó que pertenecen a comunidades que enfrentaron la violencia, pero hoy se quieren convertir en un ejemplo de superación comunitaria y conservación ambiental.

Henor Orrego, habitante de la vereda Tolová, aseguró que el acuerdo es una excelente iniciativa que mejorará la calidad de vida de las comunidades, se cambiará la mentalidad de las personas hacia el cuidado de los bosques y se contribuirá a la generación de oxígeno y regulación del clima.

Marciano Argel, delegado de la Alcaldía Municipal de Tierralta, afirmó que “el acuerdo es un modelo de lo que se hace en el territorio, se percibe el ambiente de cordialidad entre Parques y los campesinos, y es un piloto replicable de paz”.

Al acto protocolario asistieron delegados de la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú (CVS), quienes destacaron el acuerdo como un aporte a la conectividad de los ecosistemas y conservación de las especies. También hicieron presencia funcionarios de la Alcaldía de Tierralta, líderes civiles y religiosos de las veredas El Diamante y Tolová, así como de las veredas Cascajal y Cañaveral, estas dos últimas vecinas a las beneficiarias, y con las que se buscará que el proyecto se amplíe y tenga un mayor impacto en otras zonas del Parque Nacional durante el 2019.

Un territorio biodiverso y especial

Se debe tener en cuenta que el sector de El Diamante representa al zonobioma o zona de vida húmeda ecuatorial o selva húmeda tropical, convirtiéndolo en uno de los hábitats más ricos y diversos de la tierra. Ahí viven una gran cantidad de plantas y animales y se generan invaluables servicios ecosistémicos como almacenamiento y fijación de carbono, y regulación hídrica de la cuenca del río San Jorge.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.