Servicios Ecosistemicos Servicios Ambientales
X

Ampliamente reconocidas son las bondades de los servicios ecosistémicos que brindan las áreas protegidas del país, lo cual, naturalmente, es extensivo a los distribuidos en el SFF Iguaque y su zona de influencia próxima (en su conjunto Macizo de Iguaque). En tiempos recientes el Santuario ha vendo cobrando especial importancia local y regional por constituir el principal proveedor de agua para la para la recarga de acuíferos (superficiales y subsuperficiales) que abastecen de agua de consumo a numerosos acueductos rurales y urbanos de la población local de los municipios de Villa de Leyva, Arcabuco, Chíquiza, departamento de Boyacá.

Son beneficiarios directos de los recursos hídricos que provee el Santuario los habitantes urbanos y rurales de los municipios de Arcabuco, Chíquiza, Villa de Leyva y, en parte Sáchica. Actualmente, el Santuario provee el líquido a través 28 concesiones de agua, incluye un distrito de riego. La población total beneficiada se estima en 33.841 personas, cifra representa en 22 veredas, 18 acueductos rurales y dos urbanos. La población flotante conformada por turistas también resulta indirectamente beneficiada, especialmente la Villa de Leyva. El número de concesiones de agua otorgadas convierte al SFF Iguaque en el área protegida del Sistema de Parques Nacionales Naturales con el mayor número de concesiones.

Población rural de los municipios de Sutamarchán, Gachantivá y Sáchia también se beneficia (población no estimada).

En años recientes, regionalmente ha sido sensible la disminución de los recursos hídricos, atribuida a la variabilidad climática y, más localmente, a la ocurrencia de incendios forestales en el macizo de Iguaque, eventos que han afectado drásticamente la regulación hídrica. De otro, existe una creciente demanda del recurso por la población local y la población flotante asociada al turismo, para el caso de Villa de Leyva.

Incentivos económicos para la conservación (o pago por servicios ambientales hídricos)

Conscientes de la problemática asociada a la escasez y a la demanda creciente local de agua para el consumo humano, al amparo de normas expedidas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Art. 111 de la Ley 99/93), las últimas administraciones municipales de Villa de Leyva han materializado acciones orientadas a paliar las dificultades relacionadas con el recurso hídrico, a través de la adquisición de predios en áreas estratégicas para conservación y recuperación del agua. En este sentido, actualmente operan exitosamente dos proyectos de pago por servicios ambientales en dos microcuencas importantes para el abastecimiento de agua para consumo humano de Villa de Leyva y Arcabuco. Tras más de diez años de operación, las bondades de estas iniciativas han redundado en mejorar la calidad de agua y, probablemente, la cantidad.

Con la gestión e incidencia activas desde el Santuario, en las últimas tres administraciones municipales de Villa de Leyva, aunado a la participación activa de organizaciones de acueductos veredales, a la fecha se han adquirido más 800 ha localizadas en las microcuencas Chaina (Villa de Leyva) y La Colorada (Arcabuco), casi enteramente dentro del territorio del Santuario. La compra de tierras ha significado un aporte importante a la para conservación y recuperación de los recursos hídricos. Más recientemente, la dismutación municipal de Chíquiza también se sumó a esta estrategia.