Resultados de la investigación sobre la muerte de 2 cóndores en la Sierra Nevada de Santa Marta

Logos Resguardo Sierra Nevada

loic-mermilliod-220572-unsplash

Fotografia: Photo by Loïc Mermilliod on Unsplash

El Cabildo Gobernador Kogui del Resguardo Kogui – Malayo – Arhuaco y Parques Nacionales Naturales de Colombia con relación a la muerte de dos ejemplares de cóndor (Vultur gryphus) que aparecieron muertos en inmediaciones del páramo de La Cebolleta, sector de la cuenca alta del Río Sevilla de la Sierra Nevada de Santa Marta, informa a la opinión pública los resultados de la investigación al respecto.

Una vez extraídos los dos cóndores de la zona, la comisión terrestre realizó los protocolos correspondientes para la toma de información y el manejo de los restos de un novillo muerto encontrado junto a los cóndores, para evitar la ocurrencia de otros posibles casos de afectación de fauna en la zona. Los cuerpos de los cóndores fueron trasladados hasta la ciudad de Santa Marta por parte de la Fuerza Área Colombiana, depositados en congelador del Invemar y luego llevados al  laboratorio del Instituto Alexander Von Humboldt en Bogotá donde se congelaron. Posteriormente se realizó la necropsia de los animales por parte de expertos del Humboldt, médicos veterinarios y profesionales de Parques Nacionales. Seguidamente gracias al apoyo del Laboratorio de Ecotoxicología de la Universidad de Cartagena se hicieron pruebas de los contenidos estomacales obtenidos de la necropsia.

Contando con los informes de campo, de la necropsia y de los resultados del laboratorio de Ecotoxicología, se realizó una reunión entre expertos del Instituto Alexander Von Humboldt, Corpamag, Parques Nacionales y autoridades y líderes del pueblo Kogui, donde se analizaron los resultados. Se encontró que a partir de los exámenes físicos, las secreciones halladas en los cuerpos, las condiciones de las muestras recuperadas en la cavidad gástrica, así como los resultados de los análisis toxicológicos, se puede inferir que existen evidencias para sugerir que las muertes de los dos ejemplares de cóndor pudieron haber ocurrido por intoxicación debido a la ingestión de trozos de carne contaminada con carbofuranos, ya que estos fueron los únicos elementos extraños hallados dentro de las dos aves.

Una vez revisado el registro de venta de plaguicidas químicos de uso agrícola a junio 15 del 2018, los productos registrados cuyo ingrediente activo es Carbofuran, y según el listado emitido por el Instituto Colombiano de Agricultura (ICA), son alrededor 30 a pesar de que su venta se encuentra cancelada en el territorio colombiano desde el año 2009 debido a su alta toxicidad.

En el lugar donde ocurrieron los hechos se evidencian presiones sobre estos ecosistemas ambientalmente sensibles asociados con ganadería, turismo y expediciones sin permisos del Resguardo y la autoridad ambiental.

Los hallazgos generaron gran preocupación en todas las entidades participantes y en especial en las autoridades indígenas, quienes decidieron iniciar las investigaciones al interior de la comunidad, de acuerdo a sus normas culturales. Igualmente se acordó realizar una reunión de carácter interno con las autoridades de los sectores de San Javier, Ulezhi y Palestina para analizar la situación y tomar las medidas correspondientes en términos de responsabilidades y medidas de control para evitar que se vuelvan a presentar situaciones similares.

Por todo lo anteriormente expuesto, se solicita el apoyo de las entidades competentes con el control, regulación y sanción a la comercialización de sustancias altamente tóxicas, así como con el proceso de investigación para esclarecer cómo estas sustancias se comercian y llegan a lugares tan remotos y de alta sensibilidad ambiental.

El Resguardo Kogui – Malayo – Arhuaco y Parques Nacionales agradecen el valioso apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana, el Instituto Alexander Von Humboldt, Corpamag y al Laboratorio de Ecotoxicología de la Universidad de Cartagena, quienes fueron unos aliados muy valiosos en el proceso de esclarecimiento de esta lamentable situación y se espera que, a partir de las medidas que se tomen, no se vuelvan a presentar hechos similares en la Sierra Nevada de Santa Marta, ni en ninguna área protegida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.