Por primera vez mediante fototrampeo se registran 30 especies de fauna en el Parque Nacional Natural Río Puré

M2E1L0-0R336B386

Fotografia: M2E1L0-0R336B386

M2E1L0-0R336B386

Fotografia: M2E1L0-0R336B386

M2E65L87-89R408B348

Fotografia: M2E65L87-89R408B348

M2E1L0-0R336B386

Fotografia: M2E1L0-0R336B386

M2E57L68-68R405B345

Fotografia: M2E57L68-68R405B345

M2E67L94-95R405B355

Fotografia: M2E67L94-95R405B355

M2E66L88-91R409B359

Fotografia: M2E66L88-91R409B359

Esta Área Protegida se ubica en la región de la amazonia colombiana

Bogotá, 11 de marzo 2019.  Gracias a estudios de investigación biológica realizados en el sector Puerto Franco (zona primitiva) del Parque Nacional Natural Río Puré, ubicado en el oriente de la planicie amazónica colombiana en frontera con Brasil, se logró el registro mediante la técnica de fototrampeo de 30 especies de fauna silvestre entre las que se destacan el tigrillo, la danta, el oso hormiguero, dos especies de venados, el zorro, el cusumbo, el puerco de monte, la chucha, el armadillo, el paujil y la guagua, lo cual indica un buen estado de conservación de los ecosistemas.

Este logro se llevó a cabo gracias a la alianza sostenida entre Parques Nacionales Naturales de Colombia, Amazon Conservation Team y Conservación Internacional Colombia, lo que permitió que entre los meses de marzo y  junio de 2018, por primera vez se instalaran 60 cámaras trampa para confirmar la presencia, ocupación de hábitats y comportamientos de animales silvestres.

Los resultados fueron sorprendentes, ya que en tan solo el 0.6 % del área del Parque se registró la presencia de las 30 especies, plasmadas en las imágenes de las cámaras trampa.

Es de resaltar que realizar esta primera actividad de fototrampeo en el área protegida, resulta de gran importancia dadas las dificultades logísticas para acceder al parque, puesto se debe hacer un desplazamiento por río de aproximadamente 600 km que puede tardar hasta 4 días de viaje continuo; así mismo, el gran esfuerzo físico de los investigadores para ubicar los sitios seleccionados previamente e instalar las cámaras trampa en la espesa vegetación y variado terreno selvático.

Este logro fortalece la base del proceso de monitoreo y el estado de conocimiento de las poblaciones de mamíferos y otros vertebrados terrestres dentro del área protegida y la Amazonía colombiana en general y a su vez, perfila a Puerto Franco como un importante centro de investigación biológica.

Es importante aclarar que las cámaras trampa no están  siendo ubicadas en inmediaciones de las zonas con presencia de los pueblos indígenas en aislamiento  que habitan en esta área protegida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *