Embajadora de la Unión Europea conoció la selva amazónica

EM2

Rachel Brazier, embajadora de la Unión Europea en Colombia, visitó el parque nacional natural Amacayacu y vio los avances que ha logrado en esta área protegida el programa Desarrollo Local Sostenible (DLS), que financia esta delegación diplomática y que lideran Parques Nacionales y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo.

En tres días de visita también observó aves, conoció el poder de las plantas medicinales, compartió con las comunidades indígenas y alcanzó a avistar algunos delfines rosados en el gran río Amazonas.

“Quedé encantada con la energía del lugar, hay una sensación muy genuina, sobre todo de la gente”, expresó la diplomática, quien caminó la selva durante varias jornadas que podían prolongarse por una o dos horas. “La selva es exigente, difícil, pero el truco es no poner muchas bolas a los bichos, ni al cansancio, sino concentrarse en la energía que transmite, en sus ruidos, en sus plantas”, aseguró Brazier.

Como objetivo principal de su visita, la embajadora de la Unión Europea en Colombia, pudo conocer de cerca los proyectos ecoturísticos que ha apoyado el DLS en las comunidades ticuna de San Martín y Mocagua, y con los que ambas poblaciones buscan resaltar la biodiversidad de sus territorios, protegerla y, de paso, recibir algunos ingresos adicionales que mejoren su calidad de vida.

Hombres y mujeres de ambos poblados están avanzando en atender a sus visitantes, darles opciones de hospedaje, alimentación y guianza por los ecosistemas amazónicos que tienen a la mano, esto como una opción para sacarle provecho a su territorio y beneficiarse con un proyecto de desarrollo que pueda extenderse indefinidamente; objetivos similares trabaja, en 25 Parques Nacionales Naturales de todo el país, el proyecto de Desarrollo Local Sostenible con comunidades negras y raizales, además hace acuerdos con campesinos para que se unan a la conservación de parte de sus territorios.

“La gente en Amazonas está tomando control de su desarrollo y eso me encantó. La comunidad está mucho más consciente de su ambiente, de que puede ser utilizado responsablemente”, dijo la embajadora en Colombia de la Unión Europea.

La diplomática explicó que es evidente que el DLS está sembrando una semilla de desarrollo, que la comunidad tendrá que cuidar e impulsar.

“No sabemos si este programa podrá extenderse en el tiempo, a lo mejor no. Pero es la comunidad la que debe encargarse de proveer los medios para que esa semilla se desarrolle y de allí crezca un proyecto con sostenibilidad, al margen de más o menos apoyos”,
enfatizó la diplomática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.