Fauna
X

Sin contar las cuarenta especies de murciélagos, se reportan un total de 59 especies de mamíferos entre los que se destacan el mono nocturno (Aotus lemurinus), mico maicero (Cebus albifrons), perezoso (Bradypus variegatus), armadillo (Dasypus novemcinctus), venado colorado (Mazama americana), jaguar (Panthera onca), ocelote (Leopardus pardalis), oso hormiguero (Myrmecophaga tridactyla), así como cinco especies de mamíferos marinos.

Se reportan 396 especies de aves, entre ellas, el tinamú chico (Cripturellus soui), buitre rey (Sarcoramphus papa), gavilán caminero (Buteo magnirostris),  halcón garrapatero (Milvago chimachima) y  torcaza morada (Columba cayannensis).

Entre los reptiles se encuentran cuatro especies de tortugas marinas (Caretta caretta, Chelonia mydas, Eretmochelys imbricata y Dermochelys coriacea) y la serpiente (Boa constrictor). Recientemente, se ha reportado la presencia del caimán aguja, siendo la del Parque Nacional Natural Tayrona una de las pocas poblaciones presentes en el Caribe colombiano.

Es notable la diversidad de especies marinas del parque, representada en moluscos, crustáceos, algas y corales, entre otras.

 

Halcón Garrapatero (Milvago chimachima)

El halcón garrapatero, también caricare o chimachimá, es una especie de Centro y Sur América. No hay diferencia de plumaje entre hembras y machos, pero las hembras son más grandes y pesadas. Habita en zonas donde la vegetación no es muy alta, como lo potreros dedicados a la ganadería -donde suele posarse sobre los animales para alimentarse de garrapatas- y los campos de cultivo. Se alimenta de carroña, pequeños vertebrados, artrópodos, frutas y vegetales.

Ilustración: Laura Pérez

Caiman Aguja (Crocodylus acutus)

Pasan la noche casi siempre en el agua y, por la mañana se trasladan a los márgenes de los cuerpos de agua, para calentarse bajo los rayos del sol. Se sabe que son peligrosos, aunque son muy pocos los ataques documentados. Los adultos desarrollan conductas de cuidado paterno, como protección y vigilancia del nido, así como el transporte de crías hasta el agua. Son carnívoros depredadores. Los adultos cazan anfibios, aves, grandes crustáceos y mamíferos.

Ilustración: José Mario Betancourt

Iguana (Iguana iguana)

La iguana verde es un lagarto arbóreo de gran tamaño, propio de Centro y Sudamérica, aunque se le puede encontrar también en las islas del Caribe y en Florida, sur de los Estados Unidos. Pueden alcanzar una longitud de hasta dos metros de cabeza a cola y pesar hasta 15 kilos. Ponen huevos en nidos que excavan en el suelo. Pese a ser muy apetecidos, la comercialización de sus huevos, así como de su carne y piel, está prohibida en varios países del continente.

Ilustración: Laura Pérez

Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata)

Su aspecto es similar al de otras tortugas marinas pero se distingue fácilmente por su pico puntiagudo y curvo con una prominente mandíbula superior y por los bordes en forma de sierra de su caparazón. Aunque la tortuga pasa parte de su vida en mar abierto, se la encuentra más frecuentemente en lagunas poco profundas y arrecifes de coral, donde encuentra fácilmente su presa preferida, las esponjas de mar, algunas de las cuales son altamente toxicas. También se alimentan de otros invertebrados, como tenóforos y medusas.

Ilustración: José Mario Betancourt

Mono Aullador (Alouatta seniculus)

Esta especie es propia del norte de Suramérica. Hembras y machos se caracterizan por tener un pelaje rojo oscuro sobre cabeza, hombros, extremidades y cola. Su cola es prensil y sus patas traseras mucho más cortas que las delanteras. Viven en las partes altas de los árboles en bosques maduros, donde se alimentan de frutos y hojas, frecuentemente cerca de ríos, lagos o ciénagas. Los coros de sus aullidos, que pueden durar varios minutos, perturban la quietud de las madrugadas y los atardeceres.

Ilustración: José Mario Betancourt

Jaguar (Panthera onca)

Es un animal emblemático para casi todas las culturas prehispánicas de Centro y Suramérica. Es el felino más grande de América que habita desde México hasta Argentina. Esta especie está hecha más para la fuerza que para la velocidad, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras. Habita el bosque espeso y es común encontrarlo cerca de agua porque puede nadar con facilidad; muchas de sus presas son animales asociados al agua, incluso peces. Es una especie amenazada por lo que está protegido por la legislación colombiana al estar incluido entre las especies sujetas a veda.

Ilustración: José Mario Betancourt