Parque Nacional Natural Amacayacu

Ecoturismo en los Parques Nacionales Naturales de Colombia
Silvia Restrepo

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Silvia Restrepo

Silvia Restrepo

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Silvia Restrepo

Archivo fotográfico del Parque

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Archivo fotográfico del Parque

Archivo fotográfico del Parque

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Archivo fotográfico del Parque

Merly Pacheco

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Merly Pacheco

Angélica Martínez

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Angélica Martínez

Merly Pacheco

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Merly Pacheco

Merly Pacheco

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Merly Pacheco

Merly Pacheco

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Merly Pacheco

Archivo fotográfico del Parque

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Archivo fotográfico del Parque

Archivo fotográfico del Parque

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Archivo fotográfico del Parque

Archivo fotográfico del Parque

Parque Nacional Natural Amacayacu

Fotografia: Archivo fotográfico del Parque

El Parque Nacional Natural Amacayacu, está ubicado en el extremo sur del departamento del Amazonas, en el denominado “Trapecio Amazónico”. El Parque es la primera área protegida creada en el Amazonas colombiano en 1975. Es la única área del sistema de parques que protege el bosque inundable del río Amazonas o várzea. Posee también ecosistemas de selva de tierra firme, algunos muy especiales como el varillal y los cananguchales que son también paisajes importantes para las culturas indígenas y los animales amazónicos.

En el Amazonas existen dos estaciones claramente diferenciadas: aguas altas y aguas bajas, las cuales condicionan toda la actividad natural y antrópica. Los ríos de la región fluctúan en caudal y en el nivel de las aguas drásticamente durante el año, donde el mes de septiembre (temporada seca) las playas quedan al descubierto y conforme aumentan las lluvias, el nivel del río alcanza cerca de 10 metros de inundación (mayo), en un área de al menos 500 metros de bosque inundable o várzea en las riberas del río Amazonas y sus quebradas afluentes. Por esta razón, la visita al Amazonas es drásticamente diferente en las dos temporadas y para entender la grandeza de este ecosistema es necesario visitarlo como mínimo en dos ocasiones.

Los bosques tropicales de baja altitud como los del Parque Amacayacu albergan una alta diversidad de especies y aunque tienen un bajo endemismo, poseen rangos de distribución pequeños y nichos altamente especializados. El Parque Amacayacu es el hábitat del tití leoncito -el primate más pequeño del nuevo mundo-, de una tortuga que mimetiza hojas secas bajo el agua, de mariposas enormes de azul plateado, de la flor de loto más grande del mundo y mucho más.

En esta selva hay más de 5000 especies de plantas y sus bosques son representativos de una región donde se encuentra la mayor diversidad de primates del mundo. Las aves están representadas con más de 468 especies registradas de las 500 estimadas; es decir, casi un tercio del total de las aves del país. Los mamíferos hacen presencia con más de 150 especies registradas, lo que representa un poco menos de la mitad del total de especies de esta clase existentes en Colombia. Entre los mamíferos terrestres se encuentran doce especies de primates y entre los acuáticos se encuentran el delfín rosado y el manatí. También se encuentra el mayor número de reptiles calculado en el país entre los que se destacan los caimanes, las anacondas, las boas y las tortugas. Entre los peces es posible hallar individuos de las diferentes familias pertenecientes a los seis órdenes factibles de encontrar en la región Amazónica.

Además de contar con una fauna y flora exuberantes, el área del Parque se encuentra traslapada (compartida) en un 18% con territorios indígenas ancestrales de la etnia Ticuna mayoritariamente, quienes hoy buscan un equilibrio entre las formas tradicionales y las dinámicas contemporáneas de la vida moderna. También hacen presencia, aunque en menor número, indígenas Yaguas y Cocamas y, en la actualidad, familias mestizas. Desde la conquista hasta hoy, las tradiciones indígenas incluyendo las Ticunas, en toda la zona de las tres fronteras han sido fuertemente afectadas por la destructiva intensidad de las llamadas bonanzas o actividades extractivas que se vieron facilitadas por la cercanía al río Amazonas. En su orden cronológico las fiebres del oro, caucho, pieles, madera, narcotráfico y minería trajeron enfermedades, violencia y esclavitud, entre otras muchas situaciones, perjudicando la riqueza natural y cultural del área.

Hoy, las comunidades indígenas buscan un equilibrio entre la vida tradicional y las demandas de vivir en un estado social de derecho y un sistema capitalista globalizado. Por esta razón las principales actividades de subsistencia para los Ticunas son la pesca, la agricultura, la cacería, el ecoturismo, la elaboración de artesanías, la investigación y el monitoreo de sus recursos. Como respuesta a la búsqueda de este equilibrio en las últimas décadas el ecoturismo comunitario, con la asesoría del Parque Amacayacu, se ha perfilado como una estrategia hacia la sostenibilidad, que busca poner fin a las bonanzas extractivas de los recursos naturales.

RECOMENDACIONES ESPECIALES

Disposición para la aventura y conciencia para participar de una estrategia de turismo responsable donde se buscan alternativas de vida justas para las comunidades, que sean sostenibles y que le aporten a la conservación.

Elementos para traer al parque:

• Estar vacunado contra la fiebre amarilla y tétano.
• Pantalón largo, camisa manga larga, ropa suficiente de cambio.
• Botas pantaneras.
• Traje de baño y sandalias para baño.
• Sombrero o gorra.
• Impermeable.
• Repelente.
• Protector solar.
• Botiquín básico que incluya sales de rehidratación (suero oral).
• Agua y/o cantimplora.
• Linterna con pilas.
• Cámara fotográfica.
• Hamaca y toldillo.
• Dinero de baja denominación (en pesos colombianos), para compras en las comunidades y pago de los servicios ecoturísticos. El cajero más cercano es en la ciudad de Leticia.

Un buen ecoturista debe:

•No compres animales silvestres y rechaza lugares que los exhiban en cautiverio. Expresa claramente tu inconformidad.

•Evita restaurantes que ofrezcan carne de animales silvestres, incluyendo el pez pirarucú o paiche en los meses de veda trinacional (octubre – mayo).

•No compre artesanías hechas con pieles, dientes, huesos, plumas u otras partes de animales silvestres.

•Entérate acerca de la historia y la realidad actual del departamento y su gente.

•Pídele permiso a las personas en las comunidades antes de tomar su foto.

•Evita usar desechables, plásticos y pilas. Recoge la basura que generes para disponer de ella en Leticia.

•Acompáñate de un guía certificado: su seguridad y la calidad de la experiencia serán significativamente superiores cuando contacta una agencia legal.

•Ayúdanos a divulgar las actividades ecológica y socialmente responsables que visites.


Mapa del Parque