La Cotinga Vientre Castaño y el Guácharo del SSF Galeras

pajaros

Desde el año 2009 el Santuario de Flora y Fauna Galeras desarrolla el programa de monitoreo dirigido a las poblaciones de aves distribuidas en el área protegida, en sus tres ecosistemas Páramo, Bosque Altoandino y Andino identificados igualmente como Valores Objeto de Conservación, este proceso ha permitido generar un conocimiento puntual sobre la diversidad de especies no solamente presentes en estos biomas sino también identificar aquellas especies asociadas a humedales, migratorias boreales, latitudinales, longitudinales y especies amenazadas, que son indicadores de la calidad y conservación de los ecosistemas que representan un hábitat adecuado para su permanencia y preservación dentro del Santuario, de ahí su nominación como un Área de Importancia para la Conservación de Aves (AICA).

Durante el periodo de monitoreo y recorridos en el área protegida en el sector de Laguna de Telpis (2010), se logró el registro una especie muy interesante para el Santuario, la Cotinga Vientre Castaño Doliornis remseni, un ave de 21-22 cm con corona y nuca negruzcas, con un parche oculto color marrón en medio de la corona; partes dorsales hasta pecho gris cenizo, vientre castaño oscuro. La hembra es similar pero con corona más oscura y sin parche marrón; es una especie natural de América del Sur, se la encuentra al occidente de los Andes en Ecuador, norte de Perú y en los andes centrales de Colombia en una sola localidad en la Cordillera Central, en el departamento de Quindío (Renjifo 1994) específicamente en la reserva natural Cañon del Quindío y muy pocos registros a lo largo de su distribución en los Andes Suramericanos (IUCN 2012). La cotinga de páramo se encuentra en categoría Vulnerable de extinción (Renjifo et al. 2002, IUCN 2012). Adicional, está presente dentro del área de endemismo Páramos andinos centrales (EBA-043) y restringida al bioma Norte de los Andes (Stotz et al. 1996, BirdLife 2013), municipio del Quindío8. Para el Departamento de Nariño, de acuerdo a la Guía de Aves de Colombia (Field Guide to the Bird of Colombia), no se tienen confirmada su presencia, sin embargo y algo necesario de resaltar es que durante el trabajo de monitoreo de poblaciones de aves nuevamente para el año 2015, fueron observados dos individuos de esta especie, confirmando su presencia en el Departamento y en el área protegida, a una altura de 3553 m, la cual tiene un rango de distribución en los densos matorrales en el ecotono bosque-páramo en las elevaciones de 2,875-3,650 m, siendo el Santuario el hábitat con características únicas para la permanencia de una especie muy particular por su baja población, su categoría de amenaza global y por ser una especie descrita como nueva en 1994 (Robbins et al.).

Registro fotográfico: Bosque alto andino y páramo en el sector Telpis del SFF Galeras. Cotinga Vientre Castaño Doliornis remseni.

El programa de monitoreo del SFF Galeras está relacionado con un proceso de educación ambiental enfocado especialmente a la comunidad aledaña al área protegida y que se encuentra en la Zona con Función Amortiguadora, con quienes se ha venido trabajando el estudio de las aves presentes en el SFF Galeras y las Reservas Naturales de la Sociedad Civil, con la conformación de un grupo de observadores de aves denominado desde el año 2014 como Urkunina.

A partir de este proceso participativo que ha motivado a la comunidad por tratar de identificar y comprender el comportamiento de las poblaciones de aves, no solamente como bioindicadores de conservación sino también como un mecanismo para el ecoturismo local. De acuerdo a estos intereses en el año 2014 en el sector de Consacá en la vereda San Rafael, el propietario de la Reserva Madrigal, el señor Cesar Arroyo, como parte de sus observaciones de años en su área, registra un ave nocturna que frecuentaba una Palma, a partir de estas observaciones se inicia un proceso de seguimiento a esta ave nocturna con la utilización y ubicación de cámaras trampa, con el fin de lograr fotografiar e identificar la misteriosa ave nocturna.

Luego de realizar seguimiento a esta ave, durante un periodo de aproximadamente dos meses, el SFF Galeras logra identificarla través del foto rastreo. Confirmando lo que el propietario en repetidas ocasiones había mencionado, el ave nocturna corresponde a la especie Steatornis caripensis o mejor conocidos como Guacharos.

Esta especie fue descrita por Humboldt en 1899 en Venezuela, el nombre genérico viene del griego de “stear”, que quiere decir “grasa o cebo”, debido a la gran cantidad de grasa que almacenan los polluelos, y les lleva a pesar hasta 50% más que los adultos. En inglés se llama “Oilbird” por este mismo atributo. Desde esa época fueron nombrados como “guácharos” por la mayoría de los españoles que llegaron a esas tierras, una palabra que en catalán significa “gritando o haciendo un ruidoso lamento” (Thomas 1999).
3-5 cm de longitud de cada lado, con cerdas peribucales dirigidas hacia delante, la boca es muy amplia y puede acomodar frutos de más de 6 cm de diámetro (Thomas 1999).
El Guácharo se encuentra solamente en el neotrópico, con registros desde el nivel del mar hasta los 3400 m. (Thomas 1999). Las cuevas de los guácharos han sido encontradas en Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela, Trinidad y Guyana. Sin embargo guácharos individuales han sido registrados en Brasil, Panamá, las islas de Aruba y Tobago y aún más lejos hacia el norte y centro en Costa Rica (Thomas 1999).

Con relación a la alimentación del Guácharo se han identificado más de 80 especies de árboles principalmente pertenecientes a las familias Arecaceae (Palmas), Burseraceae y Lauraceae. En este caso particular en la Reserva el Madrigal, los Guacharos están asociados como fuente de alimento a varios individuos de una palma introducida, exótica, que de acuerdo a su identificación es originaria del este de Australia y corresponde a la especie Archontophoenix cunninghamiana o Palma rey, con una altura promedio de 20 metros y un diámetro a la altura del pecho de 30 cm, produce abundantes frutos en racimos muy apetecidos por los Guacharos y otras especies.

De acuerdo a este seguimiento desde el SFF Galeras y la Reserva El Madrigal, se logra realizar un nuevo registro de aves para la zona, en el cual se incluye a los Guacharos – Steatornis caripensis. evidenciando la presencia de un importante dispersor de semillas, el cual requiere estudios más específicos que nos permitan identificar su papel como dispersor en especies vegetales nativas como el Arrayán, Guayacán, Higuerón entre otras, que contribuyen al proceso de conservación del bosque andino.

El Guácharo, perteneciente al orden de los Caprimulgiformes y a la familia Steatornithidae, es un ave grande de color castaño-marrón de 40-49 cm, pesa 350-485 g, con una envergadura de más de un metro. La hembra es más pequeña que el macho. La parte baja del cuerpo es manchada con puntos blancos en forma de diamante con negro al alrededor; además tiene puntos pequeños diamantados en la cabeza y en algunos pájaros en la cola (Thomas 1999). El pico es de 3-5 cm de longitud de cada lado, con cerdas peribucales dirigidas hacia delante, la boca es muy amplia y puede acomodar frutos de más de 6 cm de diámetro (Thomas 1999).

El Guácharo se encuentra solamente en el neotrópico, con registros desde el nivel del mar hasta los 3400 m. (Thomas 1999). Las cuevas de los guácharos han sido encontradas en Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela, Trinidad y Guyana. Sin embargo guácharos individuales han sido registrados en Brasil, Panamá, las islas de Aruba y Tobago y aún más lejos hacia el norte y centro en Costa Rica (Thomas 1999).

Con relación a la alimentación del Guácharo se han identificado más de 80 especies de árboles principalmente pertenecientes a las familias Arecaceae (Palmas), Burseraceae y Lauraceae. En este caso particular en la Reserva el Madrigal, los Guacharos están asociados como fuente de alimento a varios individuos de una palma introducida, exótica, que de acuerdo a su identificación es originaria del este de Australia y corresponde a la especie Archontophoenix cunninghamiana o Palma rey, con una altura promedio de 20 metros y un diámetro a la altura del pecho de 30 cm, produce abundantes frutos en racimos muy apetecidos por los Guacharos y otras especies.

De acuerdo a este seguimiento desde el SFF Galeras y la Reserva El Madrigal, se logra realizar un nuevo registro de aves para la zona, en el cual se incluye a los Guacharos – Steatornis caripensis. evidenciando la presencia de un importante dispersor de semillas, el cual requiere estudios más específicos que nos permitan identificar su papel como dispersor en especies vegetales nativas como el Arrayán, Guayacán, Higuerón entre otras, que contribuyen al proceso de conservación del bosque andino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.