Parque Cahuinarí organizó talleres de fortalecimiento cultural para pueblos indígenas de la organización PANI, en la Amazonia

Con la participación de sabedoras, los indígenas perfeccionaron la fabricación de cestería y de artículos en cerámica. La actividad buscó la transmisión de conocimientos hacia los más jóvenes y el fortalecimiento del ecoturismo.

Indígenas que integran la organización PANI, en la Amazonia, participaron en talleres de fortalecimiento cultural  para la elaboración de artículos en cestería y cerámica, esto como parte de las actividades del Apoyo Presupuestario Desarrollo Local Sostenible que lidera el Parque Nacional Natural Cahuinarí.

Participaron artesanos de las comunidades de Las Palmas, San Francisco y Puerto Remanso. También de las comunidades de Manacaro y Mariápolis, quienes tuvieron la asesoría de las sabedoras Pastora Bora, en cestería, y Mercedes Flórez, para cerámica.

Los nativos trabajaron en la fabricación de accesorios, cernidores y tinajas, algunos de ellos usados para cocinar casabe, entre otros alimentos, y que ahora pueden comercializar siempre y cuando puedan abastecerse con elementos similares para cubrir sus necesidades básicas.

“Logramos que los sabedores, acompañados por el tradicional en pensamiento de la organización PANI, Miguel Bora, apoyaran la transmisión del conocimiento hacia los más jóvenes. Además, con la alternativa  económica de ecoturismo, se resaltó la estrategia de disminución de la presión sobre los recursos naturales y se le dio importancia al buen vivir, un tema que resulta trascendental para las comunidades”, explicó Luis Carlos Becerra, profesional del Apoyo Presupuestario Desarrollo Local Sostenible en el Parque Nacional Cahuinarí.

La idea en esta zona protegida es que el turismo comunitario que ofrecen las comunidades, y que incluye hospedaje y recorridos por la selva, se pueda complementar con la oferta de productos tradicionales. De paso, con la fabricación de estos elementos se fortalece su cultura.

Paralelamente a los talleres, y precisamente para mejorar el servicio de hospedajes, las comunidades instalaron equipos fotovoltaicos en las malokas que sirven para hospedar a los turistas que aportan energía a baños, duchas y sirven para iluminar estos espacios.