En Macuira, el futuro ha tomado un nuevo impulso

50

Ecoturismo y desarrollo artesanal son las dos proyectos de desarrollo sostenible que se han implementado con los habitantes de Siapana y Nazareth, en inmediaciones de la zona nacional protegida.

BOGOTÁ, OCTUBRE 1 DEL 2017. La vida ya no es la misma para algunos habitantes de la alta Guajira, que viven muy cerca del Parque Nacional Natural Macuira. La esperanza por un futuro mejor se revitaliza por la influencia del programa ‘Desarrollo Local Sostenible’, financiado por la Unión Europea y ejecutado por el Ministerio de Medio Ambiente y Parques Nacionales.

Y esto ocurre porque ahora están aprovechando esa mezcla única de montañas, desierto y mar que conforma su paisaje para ofrecer mejores servicios ecoturísticos y, también, le están dando un nuevo impulso a sus saberes artesanales.

De una parte, los integrantes de casi medio centenar de familias de las comunidades de Siapana y Nazareth están perfeccionando la infraestructura turística ofrecida por años en el lugar, con mejores prácticas y técnicas para los servicios de alojamiento y alimentación.

Han recibido talleres sobre la adecuada manipulación de los alimentos, para que puedan mejorar, a su vez, la atención que dan a sus visitantes. Adecuaron cocinas y unidades sanitarias y en Siapana, por ejemplo, se construyeron cinco enramadas tradicionales.

Y al mismo tiempo, quienes se han concentrado en darle sustento a sus expresiones culturales para ganarse la vida, especialmente en los caseríos de Tawaira y Waleptaá, recibieron insumos para elaborar cotizas, mochilas, chinchorros y el programa les ha ayudado a identificar, además, mejores oportunidades comerciales para sus productos.

Esto último es clave, teniendo en cuenta que viven en zonas apartadas de las grandes ciudades y con dificultades de acceso. Además, reafirmaron su cultura, han tenido oportunidades de valoración médica, charlas sobre prevención de riesgos ocupacionales, talleres para mezclar mejor los colores y algunos maestros artesanales locales les ayudan a reforzar los conocimientos sobre la iconografía wayúu. Los avances son notorios en la región, por eso aquí mujeres y hombres están optimistas y la esperanza por un porvenir mejor toma cada vez más impulso.