Indígenas nasa de Gaitania, en Tolima, cultivarán café para generar empleo y consolidar la paz

Este es un proyecto del Parque Nacional Natural Nevado del Huila que, a corto plazo, busca sembrar 15 mil plántulas de cuatro variedades. El cultivo, una vez consolidado, se transformaría en una herramienta para consolidar la economía local.

Los productores de café en Planadas (Tolima) consideran que en esta región se produce el mejor café del departamento y uno de los mejores del país. Y no es mito. El hecho ha quedado demostrado por los múltiples premios internacionales obtenidos por algunos de sus productores.

Pero y si Planadas se destaca, también lo hace Gaitania, un corregimiento que aporta más del 50 por ciento de la producción del grano para esta población. Gaitania, además, ha sido el punto de encuentro de muchos  extranjeros interesados en conocer más sobre la producción de cafés especiales y  abrir espacios a nuevos mercados internacionales.

Y es por eso que resulta natural que el Apoyo Presupuestario Desarrollo Local Sostenible (DLS), iniciativa que financia la Unión Europea, esté apoyando a un grupo de indígenas nasa, que habitan en la vereda La Palmera, dentro del Resguardo Indígena Paez de Gaitania, para extender un cultivo de café sobre tres hectáreas, con el que puedan obtener ingresos adicionales y mejorar su calidad de vida.

Los indígenas aportan mano de obra

Este es un proyecto del Parque Nacional Natural Nevado del Huila que, a corto plazo, busca sembrar 15 mil plántulas de las variedades ‘Colombia’, ‘Común’, ‘Tambo’ y ‘Bourbón’. El cultivo, una vez consolidado, se transformaría en una herramienta para consolidar la economía local y la paz de esta zona, afectada por años el conflicto armado.

   

Para apoyar la producción, el programa DLS respalda también a los indígenas con la construcción de un beneficiadero ecológico, cuyo diseño fue asesorado por el Comité de Cafeteros y que facilita el tratamiento del café con buenas prácticas agropecuarias, sin generar contaminación. A esto se sumarán dos bodegas para almacenar el grano y los insumos, áreas para secado y una zona de descanso para los trabajadores.

Para esto, los indígenas han aportado mano de obra y trabajo comunitario. Y también sus tradiciones, porque según ellos, el café de la zona es de tan buena calidad porque “se cultiva con amor y respetando la tierra”.

Este emprendimiento es ejecutado, principalmente, por la Asociación de Cafeteros Nasawe’sx Fi’zñi de Gaitania, más conocida como Asocanafi, creada en el 2011 con la participación de 36 asociados indígenas productores de café de La Palmera.

Pero entre los cafeteros involucrados con el cultivo también hay miembros de la Asociación de Cafés Indígenas (Sampedro) y de las Asociaciones de Mujeres Emprendedoras del Resguardo (UMUK).

“Tenemos una meta clara con el cultivo y es la generación de empleo. Pero también queremos que los ingresos que obtengan los indígenas puedan fortalecer su cultura con la financiación de actividades culturales como el trueque y los juegos tradicionales”, explicó Erick Alexánder Mamian Astudillo, profesional del Desarrollo Local Sostenible en el Parque Nacional Nevado del Huila.

Con el tiempo, y una vez la producción se consolide, la idea es lograr los sellos ambientales que le den un valor adicional al grano para ser exportado, para esto último la idea del Parque Nacional Nevado del Huila es asesorar a los indígenas en la apertura de canales de comercialización.