Familias de Belén de los Andaquíes conservan 65 hectáreas del Parque Nacional Alto Fragua Indi-Wasi

Con estos acuerdos ya se completaron 87 en la región. En cada finca beneficiada se ha realizado un proceso de ordenamiento predial que beneficia al medioambiente de la región.

Veintidos familias de Belén de los Andaquíes (Caquetá), y de las microcuencas de los ríos Bodoquerito, San Luis y Sarabando y de las veredas Los Tendidos, Ventanas, Bellavista, Cristalina, La Pradera y Santa Teresa, firmaron acuerdos con el Parque Nacional Alto Fragua-Indi Wasi, como parte de los avances del Apoyo Presupuestario Desarrollo Local Sostenible (DLS) para resolver conflictos por Uso, Ocupación y Tenencia (UOT) en las áreas nacionales protegidas.

En total, las familias se comprometieron a conservar 65 hectáreas de terrenos que hacen parte del Parque Nacional y a cambio han recibido apoyo para mejorar sus condiciones de vida, especialmente en temas sociales, productivos y ambientales, ayudas que se desarrollarán en la zona de influencia o en áreas por fuera del Parque.

En síntesis, los acuerdos por Uso, Ocupación y Tenencia (UOT) motivan a los campesinos a que destinen una zona de sus fincas a la conservación, ubicadas dentro del Parque o en su zona de influencia, y a cambio aceptan materiales de construcción o productos agrícolas que refuercen algún emprendimiento. Nunca reciben dinero en efectivo.

Uno de los beneficiarios y firmantes de este compromiso fue Rigoberto Orjuela, cuya finca tiene terrenos tanto adentro como afuera del Parque Nacional Alto Fragua.

Él celebró este acuerdo, porque mientras destinó parte de sus terrenos que están dentro del área nacional protegida a la conservación, pudo obtener materiales para avanzar en la construcción de una vivienda situada por fuera de la zona de reserva.

“En un lote situado a las afueras del pueblo quiero adecuar una casa. Y con los materiales que recibí al firmar el acuerdo podré terminar una plancha para avanzar en la construcción de esa vivienda”, explicó Orjuela.

Él dejó dos hectáreas de terrenos para la conservación dentro de las tierras bajo su dominio dentro del Parque Nacional y donde aún se pueden encontrar árboles maderables. También una buena porción de bosque que apoya la preservación del agua.

“Este ha sido un proceso transparente, la gente está contenta y a la expectativa de seguir adelante. La satisfacción de la mayoría también ha animado a muchos otros a involucrarse y a mostrar interés por vincularse más adelante con acuerdos similares”, contó Orjuela.

Además de arreglos para sus viviendas, muchos de los beneficiarios firmaron y se animaron a conservar a cambio de tener la posibilidad de recibir semillas de pastos, paneles solares, herramientas, gallinas ponedoras, entre otros beneficios.

Con estos acuerdos ya se completaron 87 en la región, de los cuales 43 se han suscrito con familias de Belén de los Andaquíes y 44 con habitantes de San José de Fragua (Caquetá).

Adicionalmente, el Parque Alto Fragua Indi-Wasi ha hecho un aporte ambiental adicional para el territorio, porque en cada finca beneficiada se ha realizado un proceso de ordenamiento predial.