En Taganga (Magdalena), siete pescadores se comprometieron a trabajar como intérpretes ambientales en un bote con fondo de cristal

Al firmar este acuerdo, los pescadores de esta inspección de Santa Marta (Magdalena) buscarán ingresos adicionales para mejorar su calidad de vida y reducir las presiones que se han generado sobre el Parque Nacional Tayrona.

SANTA MARTA, OCTUBRE 8 DEL 2018. “Queremos impulsar  la conservación y, además, que más personas y familias se unan a la idea de frenar la extracción masiva de recursos y se vinculen con este u otros emprendimientos legales y sostenibles”.

La frase es de Quintín Manigua, representante de la Asociación Ecoturística (Aecotag), con sede en el corregimiento de Taganga, en Santa Marta (Magdalena). Él y otros 6 pescadores de la zona, que representan a igual número de familias, acaban de firmar un acuerdo con Parques Nacionales Naturales, territorial Caribe, para abandonar la extracción irregular o en zonas vedadas de recursos marinos, para dedicarse al ecoturismo.

Este compromiso, que se protocolizó con la presencia de Julia Miranda Londoño, directora de Parques, hace parte de los avances del programa Desarrollo Local Sostenible, que financia la Unión Europea, para consolidar acuerdos por Uso, Ocupación y Tenencia (UOT) en zonas de influencia o de amortiguación de las áreas nacionales protegidas.

Los pescadores recibieron una embarcación con fondo de cristal. Con ella, transportarán a turistas para que ellos aprecien el fondo marino y conozcan su valor ambiental sin tener que bucear o caretear. El recorrido será por 3.7 kilómetros que se inician en la bahía de Taganga y que incluirá una excursión por los sectores conocidos como ‘Torres Gemelas’ y ‘El Remanso’.

Durará 30 minutos aproximadamente. De paso, con esta actividad los firmantes del acuerdo buscarán ingresos adicionales para mejorar su calidad de vida. Las inversiones corresponden a una fase complementaria del proyecto ‘Conservando Recursos Hidrobiológicos y Pesqueros’, desarrollado entre el 2012 y el 2014, también con la financiación de la Unión Europea.

La idea ahora es retomar y darle continuidad a ese trabajo para comenzar a reducir la presión sobre las áreas nacionales protegidas de la región y generar empleos directos.

“Estas son actividades que celebramos porque son un ejemplo para el resto del país, pero también resultarán clave para el aprendizaje ambiental de los visitantes que llegan al parque Tayrona y a sus alrededores”, dijo Julia Miranda, directora de Parques Nacionales.

“El turismo de naturaleza, como el que promoverá Aecotag, es el petróleo de Colombia, es sin duda una alternativa económica inagotable para las comunidades de todos los territorios”, agregó Miranda Londoño.

La inversión contempla la adecuación de la embarcación con motores, radios, equipos de seguridad, combustible y lubricantes, el trámite de los permisos  y el apoyo a procesos comerciales y administrativos como equipos de cómputo, uniformes, el montaje de una página web y capacitaciones.

El inicio de los recorridos en la embarcación dependerá ahora de que la Dirección General Marítima (DIMAR) otorgue a los pescadores los permisos correspondientes, para lo cual el acuerdo firmado resulta trascendental. Este último hace parte de los procesos de ordenamiento de la pesca de subsistencia en el marco del Plan Maestro de Conservación y Restauración del Parque Tayrona.

*Fotos: Alejandro Arias, Javier Silva Herrera.