En Morales (Cauca), indígenas nasa fabrican sus propios medicamentos con plantas naturales

Reciben apoyo de Parques Nacionales Naturales como beneficiarios del programa Desarrollo Local Sostenible (DLS), que financia por la Unión Europea. Los nativos integran el resguardo Honduras, que limita con el parque nacional Munchique.

BOGOTÁ, NOVIEMBRE 17 DEL 2017.  Silvio Pillumue es un indígena nasa que puede hablar con propiedad de lo que puede lograr el trabajo en equipo y la fusión de saberes tradicionales.

Él y otros tres técnicos del resguardo Honduras, situado en Morales (Cauca), apoyados por familias locales, están desarrollando desde agosto del año pasado productos medicinales fabricados con plantas medicinales que recogen y producen en su propio territorio.

“La recolección de las plantas y su transformación en medicamentos nos han permitido desarrollar 13 productos, algunos para la tos, así como cremas para la piel, cremas de marihuana para aliviar dolencias articulares, ungüentos de caléndula para tratar manchas en la piel y espinillas, también aceites de eucalipto, sitronela y pino para problemas respiratorios y logramos hidrolatos para aliviar dolencia intestinales”, cuenta Pillumue

Este proyecto productivo sostenible recibe la asesoría de Parques Nacionales Naturales y hace parte de los objetivos logrados por el programa Desarrollo Local Sostenible (DLS), que financia la Unión Europea, y que apoya a campesinos, comunidades afro e indígenas que habitan en inmediaciones de 25 áreas nacionales protegidas, en el desarrollo de iniciativas productivas que les ayuden a mejorar su calidad de vida y a conservar el territorio. En este caso, la comunidad nasa del resguardo Honduras es beneficiaria del parque nacional Munchique.

Crearon 70 huertos familiares

Pillimue cuenta que uno de los mayores avances logrados hasta el momento es que con el apoyo del DLS se han podido construir 70 huertos, que son administrados por igual número de familias, para producir allí las plantas medicinales. “El proyecto tiene el compromiso de comprarles las plantas, esto ha permitido que esas familias comiencen a recibir ingresos adicionales”.

Además, la comunidad está reemplazando medicamentos externos por productos naturales propios, en cuya fabricación aportan los sabedores del territorio que generalmente son los que conocen las fórmulas y las combinaciones apropiadas para que cada producto logre el efecto deseado.

Ha sido tan eficaz la fabricación de los medicamentos de la comunidad, que la Institución Prestadora de Salud (IPS) de la zona, que atiende a 11 mil habitantes, ha reemplazado en algunos casos la entrega de remedios fabricados por laboratorios y que se traen desde las capitales, para suministrar los creados por los indígenas.

“Son muchos los beneficios que hemos logrado hasta el momento, pero el objetivo es seguir creciendo, mejorar la comercialización y contribuir al bienestar de todos”, agregó Pillimue.

//Conoce más sobre esta experiencia de los indígenas nasa, en el siguiente video: