‘Chingaza es una maravilla de la naturaleza y un orgullo para Colombia’: Daniel Calleja, director de Medio Ambiente de la Unión Europea

DSC_0030

Daniel Calleja, director de Medio Ambiente de la Unión Europea, quien en días pasados visitó el Parque Nacional Natural Chingaza, habló de desarrollo sostenible y del futuro de la biodiversidad frente al postconflicto en Colombia.

BOGOTÁ, OCTUBRE 2O DEL 2017. En medio de una visita oficial a Colombia, que buscaba reforzar alianzas comerciales y negocios verdes entre el país y Europa, Daniel Calleja, director de Medio Ambiente de Unión Europea, recorrió el viernes pasado un sector del Parque Nacional Natural Chingaza.

Lo acompañaron delegados de la Unión Europea en Colombia y funcionarios de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Calleja, caminó durante al menos una hora por un sendero conocido como ‘Suasie Corto’, en el que pudo apreciar algunas aves típicas, atravesar algunas quebradas de agua cristalina y ver parte de la laguna de Chingaza.

“Chingaza es una maravilla de la naturaleza; es un orgullo para Colombia tener una zona protegida de este tipo. Caminar por sus senderos es exigente, pero es un esfuerzo que vale la pena. Me han llamado mucho la atención los frailejones y otras especies de flora que jamás podremos ver en Europa”, aseguró Calleja.

El director de Medio Ambiente de la Unión Europea aprovecho el recorrido por el área protegida para hablar con Carolina Jarro, subdirectora de Parques Nacionales Naturales de Colombia, quien le explicó los alcances del programa Desarrollo Local Sostenible (DLS), iniciativa que la entidad desarrolla con el Ministerio de Ambiente y que ha recibido apoyo financiero de la Unión Europea.

El DLS busca acuerdos duraderos para consolidar la conservación, el buen vivir y la paz en las zonas marginadas afectadas por la violencia. Esta iniciativa, apoya además a familias campesinas, afrocolombianas e indígenas que en viven dentro o en los alrededores de 25 áreas de reserva nacionales, para que mejoren su calidad de vida con proyectos productivos, y se desarrolla en medio del postconflicto, que debe permitir un mejor desarrollo económico, sin afectar los recursos naturales.

“Veo que el programa se está desarrollando con entusiasmo, con compromiso y su trabajo en diferentes direcciones demuestra que el desarrollo no es incompatible con el cuidado de la biodiversidad. Esperamos que Europa pueda seguir apoyando este proyecto para que su continuidad sea adecuada”, expresó Calleja, quien explicó además que es urgente detener la pérdida de biodiversidad que está afectando a todo el mundo, con una política activa que esté enfocada a su defensa. “Sin esto último, Colombia no podrá tener oportunidades de crecimiento para consolidar la paz”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.