Cámaras trampa confirman la presencia de Puma y otras 23 especies silvestres en el Santuario de Fauna y Flora Guanentá Alto Río Fonce

guanenta7

guanenta6

guanenta5

guanenta4

guanenta3

guanenta2

guanenta1

Esta área protegida está ubicada en la región nororiental de Colombia, sobre la cordillera Oriental de los Andes, en jurisdicción de los municipios de Encino, Charalá y Gámbita al sur del departamento de Santander y Duitama (Boyacá).

Bogotá, 27 de marzo de 2020. Gracias a la instalación de 27 cámaras trampa, ubicadas por la Universidad Nacional de Colombia – sede Medellín y Parques nacionales, en el Santuario de Fauna y Flora Guanentá Alto Río Fonce, entre los 1992 y los 3764 msnm en los municipios de Duitama, Encino y Charalá, se ha logrado un registro de 17 especies de medianos y grandes mamíferos y por lo menos 6 especies de aves caminadoras.

Dentro de las especies de mamíferos se distinguen el Puma (Puma concolor), el tigrillo lanudo (Leopardus tigrinus), el mono cariblanco (Cebus albifrons), el zorrillo (Conepatus semistriatus), la guartinaja (Cuniculus paca), el ñeque (Dasyprocta punctata), el armadillo de nueve bandas (Dasypus novemcicntus), la zarigüeya (Didelphis marsupialis), la tayra (Eira barbara), el venado locho (Mazama rufina), el guache (Nasua nasua), la ardilla de cola roja (Notosicurus granatensis), el venado de cola blanca (Odocoileus goudotii), el pecarí (Pecari tajacu), el conejo de  monte (Sylvilagus sp.), el oso hormiguero (Tamandua mexicana), y el oso andino (Tremarctos ornatus).

Entre las aves se destacan el Gualilo piquiazul (Aburria aburri), cuya distribución según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza – UICN no se encuentra reportada para el departamento de Santander y además se encuentra Casi Amenazada a nivel global y la perdiz santandereana (Odontophorus strophium) que se encuentra catalogada como Vulnerable a nivel global.

Este proyecto, que es un trabajo de monitoreo de la población de osos andinos y la biodiversidad asociada a esta área protegida, comenzó desde el mes febrero de 2019 y tiene como objetivo determinar la distribución, patrones de ocupación y los corredores ecológicos funcionales que usan el oso y el puma para desplazarse a otras áreas protegidas al interior y al nororiente del país, así como los medianos y grandes mamíferos; además de evaluar la diversidad de aves de sotobosque, iniciativa a la que recientemente se unió el Museo de Ciencias Naturales de Houston, Texas.  Así mismo, los vídeos que proporcionan las cámaras trampa, son la oportunidad para analizar el comportamiento de los animales registrados y tener una base de datos más amplia de la fauna silvestre existente en las áreas naturales de Colombia.

Este trabajo de monitoreo se extenderá hasta finales del mes de abril, con lo que la Universidad Nacional y Parques Nacionales esperan seguir incrementando el número de especies identificadas, así como el registro de comportamientos poco habituales de estos grupos (los mamíferos y las aves) en las cámaras trampa, para así poder tener suficientes datos para la elaboración de los análisis que permitan identificar los corredores ecológicos funcionales para las especies en cuestión en esta y en otras áreas protegidas del Sistema de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Igualmente, esta información permitirá alimentar el plan de manejo del área protegida para especies Valor Objeto de Conservación (VOC) como el oso andino, la cual se ha venido monitoreando durante años anteriores por los guardaparques y adoptar posibles medidas para evitar el conflicto con grandes felinos, así como generar la línea base para estos grupos dentro del área protegida y apoyar el programa de conservación del oso andino en Colombia.

Es de resaltar que este convenio entre la Universidad Nacional y Parques Nacionales, financiado por Colciencias,  ha permitido realizar este mismo ejercicio en otras cuatro áreas protegidas de la Dirección Territorial Andes Nororientales de Parques Nacionales como son los Parques Nacionales Naturales Tamá, Cocuy, Pisba y el Área Natural Única Los Estoraques, y se pretende continuar con el monitoreo en el Parque Nacional Natural Serranía de los Yariguies, evidenciando el buen estado de conservación de estas seis áreas y como la gran cantidad de bosque que poseen está asociando mucha fauna silvestre y generando hábitat propicios para estas especies identificadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.