Boletín Así vamos ED 3 2016

Actualizado 2016-12-07 15:37:29

La Constitución Política colombiana establece los principios de democracia participativa, soberanía popular, y el derecho fundamental a conformar, ejercer y controlar el poder público. Una manera de ejercer estos principios es la rendición de cuentas. En consecuencia, ésta se configura como un deber que tienen los gerentes públicos de responder ante las exigencias que haga la ciudadanía, por las decisiones y la gestión realizada en ejercicio del poder que les ha sido conferido. Se refiere al control social que realizan los ciudadanos a través de diferentes iniciativas y organizaciones sociales mediante los cuales influyen en el uso del poder público para el ejercicio de la soberanía popular. (DAFP-CGR, 2009)

La rendición de cuentas implica un proceso permanente a través de varios espacios de interlocución, deliberación y comunicación, en el que las autoridades de la administración pública deben informar y explicar a la ciudadanía los resultados de sus decisiones. Es decir es la revisión pública de la gestión realizada y a su vez, la retroalimentación y evaluación por parte de la ciudadanía. Es una nueva forma de relacionamiento entre la administración y la comunidad.  (DAFP-CGR, 2009).

De acuerdo con lo anterior, el diálogo es un componente básico de la rendición de cuentas. Hace referencia a la sustentación de las acciones, a la presentación de los diagnósticos e interpretaciones, a la exposición de los criterios utilizados para tomar las decisiones. El diálogo implica la existencia y la posibilidad de incidencia, de otros actores, en las decisiones a tomar en nuestra entidad. (Conpes 3654).

 

 


Documentos anexos

Los comentarios se encuentran cerrados.