Así ordenamos el ecoturismo en las áreas protegidas

Monitoreo de impactos en Parque Sierra de la Macarena 2

Monitoreo de impactos en Parque Sierra de la Macarena 1

Diseño de experiencias de visita Equipo Parque Otún Quimbaya

Entrenamiento áreas protegidas del SIRAP Caribe en planeación del ecoturismo Equipo Parque Tayrona Dirección Territorial Caribe y Subdirección de Gestión y Manejo

Identificación y fortalecimiento de iniciativas ecoturísticas con comunidades indígenas Equipo Amacayacu

Entrenamiento en interpretación del patrimonio natural y cultural Equipo Tayrona

Reunión comunidad playa del muerto, Neguanje,Gayraca 2

Regulación de playas en Parque Tayrona

Monitoreo senderos en Parque Tayrona

Infraestructura La Macarena 2018 3

Infraestructura La Macarena 2018 2

Infraestructura La Macarena 2018 1

Capacitación certificación de Playas a PSAE Arrecife 2

Capacitación al SIRAP Caribe en Planeación ecoturística

En múltiples ocasiones hemos recibido felicitaciones, críticas o cuestionamientos sobre la manera en que se desarrolla la actividad turística en los Parques Nacionales Naturales de Colombia. Por eso hoy queremos compartir con los colombianos la manera en que estamos trabajando por el ordenamiento ecoturístico para despejar sus dudas y para invitar a quienes visiten las áreas protegidas a ser guardianes de la conservación de los tesoros naturales que resguardamos tanto los funcionarios, como las comunidades que viven en su área de influencia.

La política de Parques Nacionales es impulsar el ecoturismo como una oportunidad para que las personas recreen mente, cuerpo y espíritu en medio de la naturaleza, al tiempo que cuidamos de los ecosistemas y les damos el uso apropiado que éstos merecen.  El ecoturismo para nosotros es una estrategia de conservación que se fundamenta en primer lugar, en aumentar el aprecio, respeto y valor que la sociedad tiene por la naturaleza. En segundo lugar, en generar oportunidades ambientales y económicas para las diferentes comunidades de las regiones vinculadas con áreas protegidas que se integran a la dinámica del ecoturismo. Cuando las comunidades deciden implementar el ecoturismo como actividad económica, se disminuyen las posibilidades de que lleven a cabo actividades no permitidas en Parques como tala, cacería, agricultura, pesca y turismo no regulado; afectando de esta manera a los ecosistemas de las áreas protegidas y los servicios que prestan. Por lo tanto, apoyamos la prestación de servicios y actividades ecoturísticas con actores locales.

Planificando el ecoturismo in situ

A partir de estos propósitos, Parques ha orientado sus áreas protegidas en la planificación del ecoturismo in situ,  formulando el Plan de Ordenamiento Ecoturístico, instrumento que  se apoya en la Guía para a Planificación del Ecoturismo en Áreas Protegidas. A través de este ha logrado que el turismo desordenado no se perpetúe como un problema para los ecosistemas y construir experiencias de visita consideradas productos turísticos especializados para las áreas protegidas. A la fecha cuentan con planes de ordenamiento ecoturístico las siguientes áreas: Vía Parque Isla Salamanca; los Parques Tayrona, Gorgona, Corales del Rosario y de San Bernardo, Old Providence MacBean Lagoon, Tinigua, Sierra de La Macarena, Guácharos, Tuparro, Chingaza y Los Nevados; y los Santuarios Otún Quimbaya, Isla de la Corota y Galeras.

En los Parques Tayrona y Corales del Rosario y de San Bernardo nos encontramos adelantando consulta previa con el fin de acordar el manejo del ecoturismo. Mientras estos procesos avanzan, las áreas continúan adelantando acciones estratégicas establecidas en cada plan de ordenamiento ecoturístico. Los interesados en conocer estos instrumentos los puede consultar en nuestro sitio web:

https://storage.googleapis.com/pnn-web/uploads/2018/10/guia_planificacion_ecoturismo_pnn.pdf

El contenido de estos planes proyecta líneas estratégicas orientadas a:

  • Estrechar alianzas con entidades relacionadas con el sector turístico y el desarrollo regional
  • Reglamentar las actividades que puede realizar el visitante y los servicios ecoturísticos que ofrecen prestadores de servicios
  • Fortalecer el control de la capacidad de carga y monitorear los impactos a los ecosistemas
  • Implementar buenas prácticas en usuarios y prestadores de servicios
  • Diagnosticar las necesidades en mejoramiento de infraestructura relacionada con la prestación de servicio
  • Mejorar el diálogo con los visitantes y el sector turístico a través de la interpretación del patrimonio natural y cultural
  • Afianzar alianzas con comunidades locales para acordar la incorporación social en la prestación de los servicios ecoturísticos
  • Mejorar las habilidades técnicas en temas turísticos y ambientales del personal de Parques Nacionales Naturales y de los prestadores de servicios turísticos
  • Fortalecer el trabajo colaborativo entre autoridades ambientales para la comprensión, planificación y gestión del ecoturismo
  • Gestionar recursos técnicos y financieros con actores locales, regionales, nacionales e internacionales.

Hoy en día estas líneas estratégicas se han logrado gracias a la capacidad técnica de los equipos de las áreas protegidas, quienes se han entrenado a través de intercambios de experiencias en países que también implementan el ecoturismo y a través de formación a nivel profesional y técnica.

Los retos por delante

También tenemos grandes retos, como el incidir en la legalización y formalización de los prestadores  mejorando la calidad de sus servicios turísticos y su cualificación en temas ambientales; mejorar la experiencia de visita para el disfrute de las personas en las áreas protegidas; incidir en los instrumentos de planificación territorial, posicionando la importancia de las áreas protegidas y su rol en el territorio; reglamentar actividades especializadas; y continuar integrando la gestión ambiental a las dinámicas locales creando relaciones socioambientales apoyadas en el interés mutuo de implementar el ecoturismo.

Ejemplo de ordenamiento ecoturístico: La Macarena

El Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena es un ejemplo claro de cómo la planeación del ecoturismo es la base para la reglamentación de actividades ecoturísticas acordadas con prestadores de servicios locales. Aquí la capacidad de carga turística se actualizó con la comunidad local y los prestadores de servicios, se adelantan capacitaciones en temas ambientales y biológicos para que los prestadores los transmitan a los visitantes, se  adecuaron instalaciones como miradores y puentes para evitar impactos sobre la vegetación de Caño Cristales a partir de estudios hidrológicos, se adelanta el monitoreo mensual y trimestral de los principales impactos del ecoturismo sobre la biodiversidad, entre otros temas. No es de extrañar entonces que esta área protegida es el destino más visitado del departamento del Meta.

Son muchos los logros para resaltar en esta área protegida. En términos de experiencia de visita, hemos pasado de 12% al 22% de turistas extranjeros, cifra que sigue aumentando. Personas de 77 países visitaron la Macarena el 2017. En el perfil de visitante de aventura pasamos de un 13% de visitas a un 48%. Aumentamos la presencia de turistas locales de un 2% a un 4%, mejorando la percepción de la comunidad local frente al proceso de implementación del ecoturismo.

Pasamos de tener 0% de infraestructura a tener un centro de visitantes y obras para mejoramiento de experiencia de visita en el 80% de los sitios identificados con necesidades de infraestructura liviana. En el año 2012 en La Macarena existían 5 operadores turísticos y  60 familias integradas a la prestación de servicios ecoturísticos de manera directa e indirecta. Al día de hoy hemos llegado a 31 operadores y 650 familias, incrementando los beneficios económicos que el área protegida presta a la población. Con ellos se han socializado el plan de manejo del área, los objetivos de conservación y los servicios ambientales que presta el Parque a los colombianos, de tal manera que puedan transmitirlo de la manera más correcta a los visitantes y ganen en conciencia sobre el valor del área protegida y cómo su conservación beneficia su actividad económica como prestadores de servicios ecoturísticos.

Otro logro es la reducción en el impacto a los ecosistemas gracias a los acuerdos de voluntades realizados con la comunidad para disminuir la tala en los sitios de interés turístico habilitados. También un ejercicio de monitoreo continuo permite tomar medidas tempranas antes de que los atractivos naturales y turísticos se vean afectados por el tránsito y la presencia humana. Por tanto la capacidad de carga de los ecosistemas se ve respetada, por ejemplo, el ordenamiento reglamentó unos sitios exclusivos para el baño recreativo en aras de proteger la integridad de la fauna y flora de los cuerpos de agua. También se llevan a cabo procesos de educación ambiental y sensibilización a los turistas desde que compran su plan ecoturístico y entran al Parque, siendo recibidos por un material audiovisual que los introduce al patrimonio natural y cultural que ahí se resguarda. 100% de los visitantes realizan su inducción al área y no ingresan a los atractivos plásticos o materiales no reciclables o reutilizables.

Es un orgullo para Parques Nacionales que este modelo de planeación ecoturística, está siendo transferido y hace réplica de su aprendizaje en San José de Guaviare y Caquetá, donde se han venido realizando mesas de trabajo con alcaldías, gobernaciones, secretarías turismo y el SENA.

La experiencia del ordenamiento ecoturístico en el Parque Tayrona

La planificación del ecoturismo en esta área protegida se orienta a mejorar el estado de conservación del área y la experiencia de visita de los turistas. Entre los logros para resaltar encontramos la actualización de la capacidad de carga ecoturística, la cual se encuentra en proceso de consulta previa en el marco de la actualización de plan de manejo que se construye de manera conjunta con los Cuatro Pueblos de la Sierra Nevada de Santa Marta. Un ejercicio que permitió diseñar metodologías que hoy pueden ser aplicadas en el sector turístico que cuenten con ambientes naturales similares.

Se han disminuido a cero las fogatas en Arrecifes y Cabo San Juan del Guía y el camping ilegal. Se están adelantando brigadas de extracción de residuos sólidos con prestadores de servicios turísticos locales y de la zona de influencia e instituciones como colegios públicos de Santa Marta y Universidades públicas como la Universidad del Magdalena y el INEPTER, entidad educativa con la cual se conformó el Ecoparche, una manera de integrar a los jóvenes en el cuidado del ambiente. En el marco del plan maestro, se adelanta la identificación de alternativas ecoturísticas con 172 familias de pescadores.

Para la reglamentación de playas se adelanta una mesa de trabajo con DIMAR – Santa Marta en la cual se estructura el modelo de ordenamiento de Bahía Concha, Playa del Muerto y Neguanje, aprobada en el comité de playas del Distrito. Se adelanta la socialización de la reglamentación de buceo y careteo a escuelas de buceo y con asociaciones que prestan servicio de buceo a pulmón. Se adelanta en Playa Muerto la señalización, demarcación y buenas prácticas de buceo a pulmón con 20 familias de APRESTAYRONA.

Dentro del ordenamiento ecoturístico llevado a cabo, el fortalecimiento de capacidades tanto para funcionarios como comunidades ha sido clave. Un fortalecimiento que el equipo del área ha expandido apoyando a las Corporaciones Autónomas Regionales en la Planeación del ecoturismo en áreas protegidas del SIRAP Caribe. De manera puntual, los funcionarios de Tayrona se han capacitado en metodologías de capacidad de carga y  toma de datos para el monitoreo, útiles para efectuar un seguimiento adecuado al manejo del ecoturismo y al estado de los valores objeto de conservación (especies representativas de fauna, flora o ecosistemas). Actualmente el Parque se encuentra gestionando con el SENA un plan de capacitación para los prestadores de servicios en atención al cliente, camarería, gastronomía, mesa y bar. De manera conexa, se destaca la estrategia para la extracción del pez león, implementada con escuelas de buceo y prestadores de servicios gastronómicos de Santa Marta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.