3 de marzo de 2018: Día Mundial de la Vida Silvestre, dedicado a los felinos

Jaguar en el Magdalena Medio Foto cortesía Panthera Colombia

Jaguar en el Magdalena Medio Foto cortesía Panthera Colombia

Jaguar en la Aurora - Orinoco Foto cortesía Panthera Colombia

Jaguar en la Aurora - Orinoco Foto cortesía Panthera Colombia

Ocelote o Cunaguaro Leopardus pardalis Foto Fernando Trujillo Fundación Omacha

Jaguarundí Puma yagouaroundi Foto Fernando Trujillo Fundación Omacha

Jaguarundí - Puma yagouaroundi Foto Fernando Trujillo Fundación Omacha

Jaguar melánico. Foto Fernando Trujillo Fundación Omacha

Panthera onca - Jaguar Foto Giovanny Pulido

Puma concolor Archivo Parques Nacionales

Puma concolor en PNN Las Hermosas foto de Eduardo_Sandoval

Puma concolor en PNN Las Hermosas foto de Eduardo_Sandoval

Parques Nacionales Naturales celebra #DíaMundialDeLaVidaSilvestre 

Colombia no es solo territorio del jaguar, reverenciado por su poder y rol dentro de la cosmogonía de muchos pueblos ancestrales. ¿Sabías que tenemos 6 especies de felinos en nuestro país? A pesar de la fragmentación de los hábitats y de los pocos corredores biológicos seguros que les permiten moverse por el territorio, nuestros felinos dan la pelea por tener el espacio de vida que la naturaleza les otorgó en mundo sobrepoblado de humanos. Nuestros Parques Nacionales Naturales son el resguardo para que los #FelinosEnColombia tengan una oportunidad de sobrevivencia, por eso hoy nos sumamos a esta celebración con una jornada educativa en redes sociales sobre nuestros felinos: jaguar, puma, jaguarundí, ocelote, margay y oncilla.

Grandes felinos bajo amenaza

La Secretaría de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres CITES, facilitador designado por las Naciones Unidas para el Día Mundial de la Vida Silvestre de 2018, determinó que la celebración de este año sea dedicada a los grandes felinos del mundo para atraer sobre ellos la atención mundial. Hoy día enfrentan numerosas amenazas en su mayoría debidas a las actividades humanas. Sus poblaciones se encuentran en declive a un ritmo alarmante debido a la pérdida de hábitat, escasez de presas, conflictos con humanos, caza furtiva y comercio ilegal. Por ejemplo, las poblaciones de tigres disminuyeron en un 95% en los últimos 100 años y las poblaciones de leones africanos se han reducido en un 40% en tan sólo 20 años.

El comercio de estos animales silvestres y sus productos es global y comprende desde animales vivos como “mascotas” exóticas confinadas, hasta el uso de partes de su cuerpo para elementos decorativos, moda textil (por las pieles han sido altamente depredados), “medicina” sin sustento científico alguno y trofeos de caza. Es increíble pero todas las partes de un tigre tienen un mercado a pesar de que el comercio internacional de la especie está prohibido desde 1987. Menos publicitado pero de creciente impacto, es el atropellamiento causado por el incremento del tráfico y la construcción de caminos pavimentados en áreas rurales.

António Guterres, Secretario General de Naciones Unidas, aborda la solución a este problema de la siguiente manera: “la solución para salvar a los grandes felinos y otras especies amenazadas y en peligro es la política de conservación basada en la ciencia sólida y el estado de derecho. También debe dar una consideración completa a las necesidades de la población local. Cuando las comunidades y economías locales se benefician de la conservación de la vida silvestre, las estrategias tienen muchas más probabilidades de tener éxito. Los grandes felinos son especies clave. Protegerlos también protege los vastos paisajes que habitan y la gran variedad de vida que albergan. Es una puerta de entrada para proteger ecosistemas completos que son cruciales para la salud de nuestro planeta”.

Un llamado a la atención y a la acción

Con la intención de alcanzar un público lo más amplio posible, #WorldWildlifeDay aplica la definición ampliada de grandes felinos; que no solamente incluye al león, tigre, leopardo y jaguar – los únicos cuatro felinos más grandes capaces de rugir – sino también el guepardo, el leopardo de las nieves, el puma, el leopardo nebuloso y otros. Los grandes felinos se encuentran en África, Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica, lo que representa prácticamente una distribución mundial. Su poderosa y bella apariencia los ha hecho desde imagen de logotipos para automóviles y clubes deportivos, como especie ideal para la educación ambiental al al ser uno de los peluches más buscados por los niños en los zoológicos del mundo. Pero el lugar de los grandes felinos no está ex situ en zoológicos sino en las extensiones de territorio que les corresponde por derecho natural.

Como lo expresa el Secretario General de la CITES, John E. Scanlon: “A lo largo del último siglo hemos estado perdiendo grandes felinos, los predadores más majestuosos del planeta, a un ritmo alarmante. El Día Mundial de la Vida Silvestre de 2018 nos ofrece la oportunidad de sensibilizar acerca de su grave situación y galvanizar el apoyo de las muchas acciones globales y nacionales en curso para salvar estas especies emblemáticas. A través de este día, los grandes felinos generarán el nivel de atención que merecen para garantizar su presencia en las próximas generaciones.” Ver video completo de la declaración: https://www.youtube.com/watch?v=2FN_EALJnDY&feature=youtu.be

Características más importantes de los felinos

37 especies componen el grupo de los felinos, los cuales dependen de una dieta exclusivamente carnívora. La necesidad de acechar, capturar y consumir a sus presas se refleja en las características de su cuerpo: corpulencia, sistema esquelético y muscular flexible, garras retráctiles en su mayoría, lengua callosa (para quitar el pelo a la presa), visión binocular y adaptada a la oscuridad, almohadillas plantares que les dejan avanzar sin hacer ruido, olfato complementado por el órgano vomeronasal que les permite una mayor detección de olores, dientes que cierran como tijeras y bigotes que les permiten detectar detalles en la dirección del viento, entre otros.

Su gama de colores y diseños (puntos, manchas, rayas y rosetas) los hace pasar desapercibidos en las cambiantes condiciones de la luz de los bosques. Sin embargo en muchas especies son comunes los ejemplares completamente negros (melánicos). Emiten sonidos de largo alcance (rugidos) y de corto (como el ronroneo) los cuales cumplen un papel fundamental en su comunicación. Sus heces, orina y secreciones operan como marcador territorial y aviso de proximidad del celo en hembras.

Dado que la observación de felinos es un hecho fortuito, los científicos hoy día estudian a los felinos con análisis genético de heces que brinda información sobre dieta, distribución de especies de difícil registro y estado de conservación de ciertas poblaciones. Los radiotransmisores de telemetría arrojan información sobre sus áreas de movimiento, uso del hábitat y causas de mortalidad entre otros. Los videos y fotografías de las cámaras trampa han permitido diseñar protocolos para obtener estimaciones de densidad, horarios de actividad y presas disponibles en cada sitio.

#FelinosEnColombia y su valor de conservación

Las amenas para nuestros felinos se suman en la pérdida de hábitat por agricultura y minería, cacería retaliativa por depredación de ganado o aves de corral, mortalidad en carreteras y tráfico ilegal de especies. Los hábitats que debemos proteger para la conservación de los felinos son especialmente: bosques húmedos tropicales, bosques ribereños de los llanos, bosques de valles interandinos, páramos y bosques de niebla.

Las acciones de conservación necesarias contemplan: favorecer la conectividad entre los ecosistemas gracias al establecimiento de más reservas naturales o áreas protegidas que sirvan de corredores biológicos, mejores prácticas agropecuarias, manejo antipredatorio de aves de corral y zonificación adecuada de la minería.

Aunque viven en bajas densidades poblacionales requieren de grandes poblaciones de bosque para sobrevivir por la cantidad de presas que puede sostener su hábitat. La ausencia de felinos en los ecosistemas aumentaría sus presas herbívoras, frugívoras y granívoras; alterando los patrones de crecimiento y estructuras del bosque., los mesopredadores o carnívoros medianos tendrían más presas disponibles aumentando su población y ejerciendo un grave efecto sobre las aves y el aumento en roedores tendría un efecto destructivo sobre huertas humanas en el área de influencia.

Como especie indicadora, es de las primeras que desaparece de los hábitats intervenidos por el hombre, por lo cual son alerta temprana ante la pérdida de biodiversidad.

  • Jaguar Panthera onca

Categoría de amenaza global UICN: NT (Casi amenazado) Es el felino más grande de América. Su piel amarilla con rosetas y puntos negros, presenta en ocasiones variaciones melánicas, individuos de color negro o café oscuro, llamados comúnmente pantera negra.

Algunas de las áreas protegidas donde habita: Amacayacu, Tayrona, Catatumbo Barí, Paramillo, Utría, Katíos, Punawai, Nukak, La Paya, Cahuinarí, El Tuparro,  Serranía de Chibiriquete,  SF Plantas Medicinales Orito Inge Ande, Los Katíos, Yaigojé – Apaporis, Las Orquídeas y Tatamá. Registros históricos del 2010 al 2012 señalan su presencia en 24 de nuestras áreas protegidas.

  • Puma Puma concolor

Categoría de amenaza global UICN: NT (Casi amenazado) De un solo color (tonos habanos, cafés, rojizos y gris) con la punta de cola negra, es el segundo felino más grande de Colombia. Ha sido representado por la cerámica de culturas precolombinas.

Algunas de las áreas protegidas donde habita:  Cahuinarí, El Tuparro, Serranía de los Churumbelos Auka – Wasi, Puracé, Yaigojé – Apaporis, Las Hermosas, Sumapaz, Chingaza, Los Nevados, Pisba, El Cocuy, Tamá, Las Orquídeas, Tatamá, Selva de Florencia, Serranía de los Yariguies y Doña Juana Cascabel. Registros históricos del 2010 al 2012 señalan su presencia en 36 de nuestras áreas protegidas.

  • Ocelote Leopardus pardalis:

Categoría de amenaza global UICN: NT (Casi amenazado) De hábitos solitarios y principalmente nocturnos, es el felino más comúnmente mantenido ilegalmente en cautiverio como mascota.

Algunas de las áreas protegidas donde habita: Chingaza, Tinigua, Puré, Amacayacu, Cahuinarí, Serranía de Chibiriquete, Alto Fragua Indi Wasi, Munchique, Corchal, Selva de Florencia, Tayrona, Serranía de Macuira, Yaigojé – Apaporis y El Cocuy. Registros históricos del 2010 al 2012 señalan su presencia en 37 de nuestras áreas protegidas.

  • Yaguarundi Puma yaguaroundi

Categoría de amenaza global UICN: NE (No evaluado). Su apariencia es la menos gatuna de los felinos colombianos, pareciéndose a veces más un perro. Al igual que el puma, posee un pelaje sin manchas. Su actividad es predominantemente diurna

Algunas de las áreas protegidas donde habita: Cahuinarí, Nevados, Selva de Florencia, Munchique, Katíos, Alto Fragua Indi Wasi, Punawai, Nukak, Serranía de Chiribiquete y Serranía de la Macarena. Registros históricos del 2010 al 2012 señalan su presencia en 20 de nuestras áreas protegidas.

  • Margay Leopardus wiedii

Categoría de amenaza global UICN: NT (Casi amenazado). Hace parte del gremio de los llamados tigrillos y se reconoce por su larga cola que toca el suelo haciendo curva hacia arriba. Su piel surtió los mercados de la moda de pieles en Norteamérica y Europa en la década de los 60 y 70. Hoy día es también uno de los felinos más comúnmente tenido ilegalmente en cautiverio como mascota.

Algunas de las áreas protegidas donde habita: Cahuinarí, Serranía de Chibiriquete, Tayrona, Punawai, Nukak, Orito, La Paya, Tuparro, Chingaza, Río Puré y Amacayacu. Registros históricos del 2010 al 2012 señalan su presencia en 18 de nuestras áreas protegidas.

  • Oncilla Leopardus tigrinus

Categoría de amenaza global UICN: VU (Vulnerable). Es el felino más pequeño de Colombia y el más amenazado debido a su limitada distribución en páramos y bosques de niebla, hábitat a su vez en peligro por prácticas de explotación humana.

Algunas de las áreas protegidas donde habita: Los Nevados, Cueva de los Guácharos, Otún Quimbaya, Munchique, Paramillo,  Pisba, El Cocuy, Chingaza, La Macarena, La Paya y Alto Fragua Indi Wasi.

Bibliografía:

Los Felinos de Colombia / Esteban Payán Garrido y Carolina Soto Vargas. 2012 Instituto Humboldt, Ministerio de Ambiente, Panthera Colombia

Felinos de Sudamérica / Javier Pereira y Gustavo Aprile. 2012 Londaiz Laborde Ediciones

Los Felinos y la Gente de la Estrella Fluvial del Inírida – EFI, Compartiendo el Territorio. Rodríguez – Castellanos P. Botero Cruz A.M. Fundación Omacha – WWF

Material de monitoreo e investigación de Parques Nacionales Naturales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.