18 tortugas volvieron al mar tras liberación en el Parque Los Corales del Rosario y de San Bernardo

Tortugas (2)

Alejandro Alzate (2)

Adrian Caraballo

Karla Barrientos

Liberación 1

Liberación 0

Liberación 6 Tortuga Caguama

El mar Caribe colombiano tiene nuevos habitantes, 18 tortugas entre las especies carey, verde y caguama fueron liberadas el pasado fin de semana en Isla Múcura, localizada en el Archipiélago de San Bernardo, durante la sexta jornada de liberación realizada por el equipo del Parque Nacional Natural Los Corales del Rosario y de San Bernardo, el Hotel Punta Faro, la Fundación Sueños del Mar, la Fundación Tortugas del Mar y la Armada Nacional.

El evento contó con la participación de niños y adolescentes de tres grupos ecológicos de comunidades afrodescendientes de la zona. Ellos fueron los protagonistas reunidos para fortalecer los lazos de amistad e interés por la protección de las especies amenazadas en el Parque Nacional, mostrando compromiso y dedicación. Estos jóvenes forman parte de los grupos Los Meros Sabios de Múcura, los Salvadores del Arrecife del Islote y Titanes Ecológicos de Rincón del Mar.

La teniente de navío Stephanie Pauwels Romero, jefe del área protegida, manifestó su complacencia con la jornada y la catalogó como un hecho histórico, ya que se integraron por primera vez niños y jóvenes de tres comunidades y además se liberaron tortugas tanto juveniles como adultas, con edades estimadas entre los 2, 4, 60 y 80 años. “Es un evento de unión, integración, conocimiento y protección a una especie que está amenazada por muchos factores como el cambio climático y los humanos. Tenemos que trabajar unidos para salvar y proteger las tortugas. Agradecemos a todos los que participan en este proceso porque esto contribuye al cuidado de las especies y los ecosistemas”, anotó la teniente Pauwels. Por su parte, Luz Elvira Angarita Jiménez, directora Territorial Caribe de Parques Nacionales Naturales de Colombia, resaltó la importancia de la protección y conservación de estas especies amenazadas.

Alejandro Alzate, director Ejecutivo de la Fundación Sueños del Mar, aseguró que la zona insular se ha modificado por el cambio climático, la densidad de población, los efectos de las actividades turísticas y otras situaciones que implican un compromiso con la sostenibilidad para garantizar el futuro para todos. “La iniciativa nace por el interés de disminuir el impacto de nuestras actividades sobre las tortugas marinas. En esta zona del Caribe consumían las especies, hoy en día los niños regañan a los abuelos o adultos cuando llevan las tortugas a la casa y han comprendido que no se deben extraer del mar, ni consumir”, anotó Alejandro Alzate.

Karla Barrientos, directora Científica de la Fundación Tortugas del Mar, destacó la vinculación de la empresa privada – Hotel Punta Faro –, que estimula la recuperación de las especies por medio del intercambio proteico con los pescadores de tortugas por pollo. “Acá se genera una alternativa de conservación ambiental entre Parques, comunidades, pescadores, empresa privada, la Fundación Sueños del Mar y aliados. Esto es un modelo de sostenibilidad valioso”, dijo Barrientos.

Estas liberaciones contribuyen al mantenimiento de la salud de los océanos ya que las tortugas marinas cumplen importantes funciones ecosistémicas. Las tortugas Verdes controlan el crecimiento de los pastos marinos, las Careys regulan las esponjas evitando que asfixien los corales y las Caguamas consumen los animales de caparazones duros, entre otros.

EL PROCESO

Esta liberación forma parte de la estrategia de intervención de Parques Nacionales en conjunto con la Fundación Sueños del Mar y con el apoyo de la Fundación Tortugas del Mar, que promueve la cultura de la conservación de las tortugas marinas entre los nativos de las islas del archipiélago de San Bernardo, a través de compromisos ambientales para disminuir la caza incidental o utilitaria.

Como parte de este proceso, el equipo humano del Parque Nacional Natural Los Corales del Rosario y de San Bernardo, la Fundación Sueños del Mar y la Fundación Tortugas del Mar cuidaron y alimentaron las tortugas por un periodo corto de tiempo, identificaron las especies, tomaron datos de su tamaño y peso, e hicieron la marcación con la finalidad de monitorearlas, ya que estas son especies migratorias.

Parques Nacionales Naturales y sus aliados seguirán con estos procesos y las estrategias que permitan educar a los niños y las comunidades sobre la protección de las especies de fauna y flora y el cuidado de los ecosistemas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Los comentarios se encuentran cerrados.